Público
Público

Breivik compró en Polonia sustancias para las bombas

La Fiscalía de Wroclaw desmiente la detención de un polaco vinculado a la matanza de Noruega. El asesino adquirió armas y munición en Praga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía de Wroclaw (suroeste de Polonia) desmintió este lunes la detención de un ciudadano polaco por su presunta relación con el doble atentado terrorista llevado a cabo en Noruega por el ultra Anders Behring Breivik, después de que un portavoz de esta institución judicial asegurara lo contrario. Antes de desmentirlo, la Fiscalía adelantó que la Policía detuvo el domingo en Cracovia (sur de Polonia) a un ciudadano por su relación con la matanza de Noruega.

Fuentes de la investigación informaron de que, pocas horas después de los atentados, la Policía noruega alertó a sus colegas polacos sobre el detenido, que es un hombre de nacionalidad polaca que se dedica a la venta de productos químicos a través de internet. Al parecer, el principal sospechoso del doble atentado compró los productos químicos necesarios para la fabricación de artefactos explosivos a este vendedor en Polonia.

Un grupo neonazi finlandés organiza un campamento en el sur de Polonia

La Agencia de Seguridad Interior (ABW) polaca confirmó dicha compra. En un primer momento, la Fiscalía de Wroclaw informó de que la Policía trata de establecer si existe una vinculación orgánica o afinidades de tipo ideológico entre el supuesto detenido en Polonia y el extremista noruego.

Además, según medios checos, el terrorista noruego viajó a Praga entre agosto y septiembre de 2010 con el fin de comprar armas y munición. Así se desprende de un texto publicado por el asesino múltiple en internet unas dos horas antes de la masacre.

Las formaciones ultraderechistas polacas han asesinado a 50 personas en 22 años

Por otra parte, según el diario polaco Gazeta Wyborcza, un grupo de neonazis liderado por el finlandés Niko Puhakki planea organizar un encuentro en un centro de vacaciones en el sur de Polonia. Puhakki, que pertenece al grupo nazi internacional Blood and Honour (Sangre y Honor), aseguró a través de su página web que su objetivo es celebrar un encuentro de artes marciales bajo el título 'Campamento Nacional Radical Tatra'. El grupo Blood and Honour predica la violencia, el racismo y el antisemitismo, y tiene ramificaciones en el mundo entero.

La ONG Nigdy Wiecej denunció este campamento. Según este colectivo, grupos como el Partido del Renacimiento Nacional (NOP), Blood and Honour y Mlodiziez Wszechpolska (Juventud Polaca) siembran el terror en Polonia entre jóvenes de izquierda, extranjeros, gays y lesbianas. También revientan manifestaciones, organizan conciertos con grupos de música ultraderechistas, y se dedican a la venta de material y simbología nazis prohibidos en Alemania.

Según el experto Marcin Kornak, en los últimos 22 años los grupos ultraderechistas polacos han asesinado a unas 50 personas y provocado unos 2.500 incidentes y actos violentos. Para el investigador Rafal Pankowski, 'son esquizofrénicos, violentos y peligrosos'.