Publicado: 20.10.2015 08:10 |Actualizado: 20.10.2015 19:02

Bruselas quiere crear nuevas 'cámaras secretas' para acceder al TTIP desde cualquier país de la UE

Una nueva filtración prueba los planes de la Comisión Europea, que mantendría todas las medidas de seguridad con las que ya cuenta en sus propias salas de lectura 'segura': no se puede acceder con dispositivos electrónicos, las copias están contadas y marcadas, y los documentos sólo se pueden consultar durante dos horas, siempre bajo vigilancia. 

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:
Manifestantes contra el TTIP y las políticas neoliberales, en la plaza de Luxemburgo de Bruselas. / ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL

Manifestantes contra el TTIP y las políticas neoliberales, en la plaza de Luxemburgo de Bruselas. / A. L. DE MIGUEL

MADRID.- La Comisión Europea ha dado una nueva muestra de su concepción de la transparencia en lo que respecta al TTIP. En un documento filtrado este lunes al que ha tenido acceso Público, Bruselas ofrece a los 28 Estados miembros que habiliten en sus territorios nuevas Reading Rooms, la suerte de 'cámaras secretas' a las que los eurodiputados se ven obligados a acceder durante un tiempo máximo de dos horas, previa cita, si quieren consultar parte de los documentos sobre el tratado de libre comercio que la UE y EEUU negocian con sigilo.

Pero, para que esta propuesta se convierta en una realidad, primero Washington debe dar luz verde a Bruselas, y después los países interesados deben comprometerse a adoptar las mismas medidas de seguridad que hoy aplica la Comisión en sus dos salas de lectura segura en la capital belga, además de garantizar que investigarán cualquier filtración, entre otras condiciones.



La undécima ronda de negociaciones sobre el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, por sus siglas en inglés) dio comienzo en Miami este mismo lunes. Hace poco más de un mes, cuando concluyó la décima ronda, los Estados volvieron a presentar quejas ante la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, por la falta de transparencia de las reuniones, algo que también han denunciado en innumerables ocasiones distintas organizaciones civiles y partidos políticos.

Los eurodiputados sólo pueden consultar el texto durante dos horas, cerrados bajo llave y vigilados constantemente

La respuesta de Malmström llegó el pasado 17 de septiembre, en forma del documento de cinco páginas al que ha tenido acceso este diario. "Posibles pasos para facilitar el acceso de los Estados miembros a algunos de los textos clasificados del TTIP", reza el encabezamiento del documento.

El texto, de acceso limitado, incorpora un par de advertencias explícitas sobre la prohibición de hacerlo público, y viene a establecer las condiciones de uso de estas cámaras secretas, que en Bruselas ya han recibido en torno a 400 visitas desde abril de 2014, según la Comisión. El primer requisito es que los países cuenten con espacios habilitados específicamente para estos fines, que estos permanezcan cerrados bajo llave cuando no estén siendo utilizados, y que cuando estén en uso siempre cuenten con la vigilancia de un funcionario que vele por la "seguridad", y que de paso supervise a quienes consulten los documentos.

Como ya adelantó Público en marzo de este año, las condiciones de consulta en las Reading Rooms de Bruselas son muy estrictas, y las nuevas cámaras secretas deberán cumplir los mismos requisitos: los vigilantes deberán asegurarse de que nadie entre con dispositivos electrónicos de ningún tipo, o de que no roben un solo folio. Quienes acceden a la Reading Room no pueden hacer fotos o copias, y los textos, escritos en un inglés sumamente técnico, deben ser consultados en un plazo máximo de dos horas, previa cita, y después de haber detallado los textos concretos a los que se desea acceder.

Los funcionarios deben registrar los nombres de los visitantes, apuntar fechas, horas y documentos consultados, además de hacerles firmar un texto que advierte de las medidas de seguridad que deben seguir a pies juntillas, y que les recuerda que la reproducción de la información que consulten puede derivar en la toma de medidas "disciplinarias o legales" en su contra.

"Los Estados miembros deberán aceptar tomar medidas apropiadas para prevenir revelaciones, y para identificar estas filtraciones si ocurriesen", señalan las normas de Bruselas

Y, desde luego, los países deberán comprometerse a investigar cualquier tipo de filtración, la principal preocupación de Bruselas en lo que respecta al TTIP. "Los Estados miembros deberán aceptar tomar medidas apropiadas para prevenir revelaciones, y para identificar estas filtraciones si ocurriesen. Si una filtración puede ser rastreada y atribuida a un Estado miembro, se da por hecho que se verá desconectado del sistema de distribución"... "mientras, una investigación nacional intentará identificar dónde ocurrió la filtración, y se seguirán los pasos adecuados si se identifica al funcionario responsable de estas revelaciones", sentencia el texto.

Malmström da una de cal y otra de arena. Sí permite a los Estados que elijan si la consulta debe tener lugar a través de pantallas o de copias impresas, pero en el primer caso prohíbe que los equipos informáticos estén conectados a internet, a cualquier otra red o incluso a una impresora. Y, en el caso de que un país opte por distribuir los textos en papel, no podrá utilizar impresoras conectadas a la red para hacer las copias, los documentos deberán almacenarse bajo llave en un armario, y siempre deberán incluir en su marca de agua las iniciales del país en el que son consultados. "Pero los visitantes tienen permiso para tomar notas", cierra el documento anexo.

¿Bueno para la transparencia?

El documento al que ha tenido acceso Público aclara que los textos que Bruselas elige mostrar son considerados RESTREINT UE/ EU RESTRICTED, una clasificación que los blinda e invisibiliza a los ojos de la inmensa mayoría de ciudadanos europeos. "Tanto los gobiernos y administraciones como los Eurodiputados que siguen directamente las negociaciones tiene acceso a todos los documentos", explican desde la Comisión, y aseguran que este acceso se ampliará próximamente "siguiendo el compromiso" de la comisaria Malmström de finales del año pasado. 

Ecologistas en Acción:"La promesa de romper con la opacidad siempre ha sido una farsa de la Comisión"

Tampoco está muy claro hasta qué punto puede resultar beneficiosa para la "transparencia" la nueva propuesta de Malmström. Para Ecologistas en Acción, una de las organizaciones más implicadas en la lucha contra el TTIP, la promesa de romper con la opacidad siempre ha sido "una farsa" de la Comisión, una mera maniobra para restar fuerza a la creciente campaña de oposición al TTIP.

"Aparentemente se puede pensar que contar con Reading Rooms en cada país hace las cosas más fáciles, pero en realidad aumenta las restricciones", asegura a este diario Tom Kucharz, portavoz de Ecologistas en Acción. Kucharz explica que hasta ahora "los funcionarios del Ministerio [de Economía, del que depende Comercio] recibían estos documentos en su correo electrónico, tenían más fácil filtrarlo o analizarlo. De aplicarse lo que propone la Comisión los recibirían en la Reading, donde primero tienes que pedir permiso, tienes horarios restringidos, tienes que saber qué quieres ver", razona. "Ahora tendrán marcas de agua diferenciadas, se podrá saber en qué Estado se filtran, se le cortaran los flujos de documentos y ese país estará obligado a investigar", recuerda.

Violación de las propias normas de funcionamiento de la UE


Para la organización a la que pertenece, la gestión que hace la Comisión de los documentos sobre el TTIP constituye una violación del Artículo 218.10 del Tratado de Funcionamiento de la UE, que cede al Ejecutivo comunitario el poder para negociar acuerdos comerciales internacionales, pero que también le marca unos límites: "El Europarlamento deberá estar permanente y completamente informado de los escenarios en que se encuentre el procedimiento".

Rajoy mantiene en la sombra las negociaciones sobre el TTIP. Merkel, no tanto.

Además, Ecologistas en Acción carga contra el Gobierno de Mariano Rajoy, que mantiene en la sombra sobre el tratado transatlántico a instituciones y ciudadanos españoles, mientras el Bundestag Alemán sí da ciertas explicaciones sobre las negociaciones que Bruselas y Washington iniciaron formalmente en junio de 2013.

Mientras tanto, la Comisión aprovecha cada ocasión posible para alabar las mejoras ideadas por Malmström. De hecho, el documento filtrado comienza recordando la "serie de iniciativas" adoptadas por la comisaria de Comercio para "incrementar significativamente la transparencia en el proceso de negociación del TTIP".

Bruselas recuerda que no puede desvelar textos consolidados -los que plasman la posición de ambos bandos negociadores- porque EEUU no lo permite, e incluso sostiene que la Comisión ha presionado a la Administración Obama para que "comparta textos consolidados del TTIP". En una reciente entrevista, la comisaria de Comercio llegó a asegurar que estas son "las negociaciones comerciales más transparentes de la historia de la UE", aunque sus palabras están muy lejos de poder atajar las críticas sobre la probada opacidad de la alianza transatlántica.