Publicado: 17.07.2014 20:16 |Actualizado: 17.07.2014 20:16

Cameron advierte a Rajoy de que no debe repetirse la tensión sobre Gibraltar del verano pasado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro británico, David Cameron, ha advertido personalmente a Mariano Rajoy de que no se debe repetir la tensión sobre Gibraltar ni las perturbaciones del tráfico de personas entre España y el Peñón que se produjeron el pasado verano, en lo que pareció una cortina de humo para distraer a la opinión pública del caso Bárcenas.

La advertencia de Cameron a Rajoy se produjo ayer por la noche en un aparte de la cumbre del Consejo de la Unión Europea celebrada en Bruselas y en la que no se logró llegar a un acuerdo sobre los cargos del nuevo Ejecutivo comunitario de Jean-Claude Juncker.

Al día siguiente, este jueves,  el Ministerio británico de Exteriores ha convocado por quinta vez al embajador español en Londres, Federico Trillo, en protesta por la actitud "provocadora" de un barco español que intentó desviar la ruta de dos barcos comerciales que salían y se dirigían al puerto de Gibraltar, informa el Foreign Office.

El incidente tuvo lugar en "aguas internacionales fuera de Gibraltar", según Londres, mientras que el Gobierno español sostiene que los dos barcos comerciales estaban en aguas españolas. España no reconoce a Reino Unido más aguas que las del interior del puerto de Gibraltar, ya que argumenta que por el Tratado de Utrecht de 1713 solo cedió a la Corona británica la ciudad y el puerto de Gibraltar, no sus aguas ni el espacio aéreo.

Gibraltar sólo reivindica tres millas náuticas de aguas territoriales, aunque considera que por la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar podría extenderlas hasta las 12 millas. Para el Gobierno británico por tanto, más allá de las tres millas serían aguas internacionales.

El Foreign Office ha revelado en un comunicado que Cameron abordó la situación de Gibraltar en su conversación con Rajoy y "le dejó claro que no podían volver a repetirse los incidentes del verano pasado", en alusión a la escalada de tensión que se produjo con el refuerzo de los controles por parte española en la Verja que separa Gibraltar de La Línea, que provocaron largas colas y perjudicaron seriamente a los trabajadores españoles que acuden diariamente a sus empleos en el Peñón.

El secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, dice estar "extremadamente preocupado" Antes de que Trillo se personase en el Foreign Office, el secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, manifestó estar "extremadamente preocupado" por el intento de un barco del Estado español de "redirigir" la ruta de dos barcos comerciales que salían y avanzaban hacia el puerto de Gibraltar, "asegurando erróneamente que estaban en aguas españolas".

"Las embarcaciones estaban en aguas internacionales fuera de Gibraltar", por lo que el comportamiento del barco español "constituye una violación de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho en el Mar", continuó Lidington. "La libertad de navegación es un principio vital de la ley internacional y esto supone un intento cínico por parte del Gobierno español de alterar la actividad económica de Gibraltar, contraviniendo la ley internacional".

Lidington concluyó con una dura advertencia: "Condeno esta actividad provocadora e insto al Gobierno español a que se asegure de que no se repita. El Gobierno británico continuará adoptando cualquier medida que considere necesaria para defender los intereses de Gibraltar, su pueblo, su seguridad y su economía".

La convocatoria a Trillo y la advertencia de Cameron llega unas semanas después de que la Cámara de los Comunes remitiera al Gobierno británico un informe en el que le pedía aumentar la presión diplomática sobre España en respuesta a la "campaña de acoso e intimidación" del Gobierno de Rajoy para perjudicar la economía de Gibraltar.