Publicado: 18.08.2014 14:04 |Actualizado: 18.08.2014 14:04

Catalunya mira a Escocia a un mes del referéndum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Toda Europa, y especialmente Catalunya, se vuelve hacia Escocia a falta de un mes para la celebración del referéndum de independencia que amenaza con provocar un efecto dominó en caso de victoria de los secesionistas. Los sondeos, aunque siguen sin poner al "sí" en ningún momento por delante, sí muestran que los indecisos están pasando a engrosar en mayor medida las filas independentistas.

Tras la victoria del Partido Nacional Escocés (SNP) con mayoría absoluta en 2011 en Escocia, el primer ministro británico, David Cameron, accedió a la celebración de un referéndum de independencia vinculante que se celebrará el próximo 18 de septiembre. El Gobierno español no lo considera un precedente legal y apela a la inconstitucionalidad de una votación similar en Catalunya.

"Poca gente en Escocia presta atención a lo que pasa en Catalunya, pero todo lo que ocurre en Escocia tiene una enorme repercusión en Catalunya""En el tema del referéndum escocés hay una clara asimetría porque poca gente en Escocia presta atención a lo que pasa en Catalunya, pero todo lo que ocurre en Escocia tiene una enorme repercusión en Catalunya y Escocia", opina el profesor Michael Keatin, que investiga precisamente las repercusiones que el proceso escocés podría tener en el resto de Europa. "Los únicos movimientos independentistas serios que podrían verse impulsados son el catalán, el vasco y el de Flandes", declaró Keatin en un coloquio que trataba la integración de una Escocia independiente en la Unión Europea celebrado ayer en el parlamento escocés de Edimburgo.

La cuestión de la integración europea pasó a primera línea cuando, en febrero, el entonces presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, declaró en la BBC que sería "difícil, si no imposible" que Escocia se uniera al club de Bruselas  tras su independencia. El tema ha ido perdiendo fuerza no obstante y la profesora de la universidad de Oxford Sionaidh Douglas-Scott lo definió como una "arma de disuasión masiva" contra los votantes escoceses.

Si bien Escocia tendría pocos problemas para superar los requisitos de entrada en la UE, dado que ya forma parte de ella dentro del Reino Unido desde 1973, debería ser aceptada por todos los integrantes. Esto supone que el Gobierno español podría optar por vetar a Escocia con la intención de frenar las ansias secesionistas catalanas. "No va en el interés de España dejar a Escocia fuera de la Unión Europea", consideró Douglas-Scott, en referencia a los intereses económicos españoles en la zona, como los derechos sobre los caladeros de pesca.

El Gobierno español podría optar por vetar la entrada de Escocia en la UE para frenar el secesionismo catalánEn cualquier caso, la campaña independentista escocesa ha tratado de poner distancia con el tema catalán para asegurarse de no entrar en conflicto con España. "La campaña independentista en Escocia no quiere relacionarse con la catalana porque no quiere tener problemas con España a la hora de integrarse en la UE, y los nacionalistas catalanes tampoco quieren que se les relacione fuertemente con la campaña escocesa, porque piensan que va a perder", declaró en el mismo acto el periodista de la BBC Allan Little que definió a Artur Mas como "el Alex Salmond catalán".

No obstante, un problema que nadie se plantea en Cataluña ha pasado a ser el gran dominador del debate escocés. La cuestión de la divisa que tendría una Escocia independiente ha acaparado buena parte de la discusión en los últimos tiempos, especialmente desde que Alex Salmond, primer ministro escocés, y Alistair Darling, ex ministro laborista y líder de la campaña unionista, se enfrentaron un debate televisado hace dos semanas. La posición poco convincente de Salmond en este tema, siendo incapaz de aportar un plan B a la "unión esterlina" que propone el SNP y rechaza Westminster, le costó perder un debate en el que los independentistas depositaban buena parte de sus esperanzas.

Ahora Salmond tendrá la oportunidad de resarcirse el próximo 25 de agosto, en el segundo debate que se televisará a nivel nacional en la BBC, y tratar de dar la vuelta a unas encuestas, que, aunque muestran que la brecha entre el "sí" y el "no" se va cerrando, también señalan que podría ser una tendencia insuficiente a tan sólo cuatro semanas de la cita.

http://www.quoners.es/q/estudio-sociologico-catalunya