Público
Público

Chávez admite que tiene cáncer pero asegura que sigue al mando

El presidente se dirige al pueblo venezolano en un mensaje televisado desde La Habana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El “secreto de Estado” se convirtió en la noticia del año. El presidente venezolano, Hugo Chávez, líder revolucionario y campeón electoral de América Latina, reapareció en televisión con gesto quebrantado y abatido para reconocer que los rumores eran ciertos: padece cáncer. Así lo avanzó el propio presidente en la noche del jueves en un mensaje leído a la nación, televisado desde La Habana, tras los 21 días de silencio que provocaron la más extraña guerra mediática en la historia de Venezuela.

“Confirmaron la existencia de un tumor abscesado con presencia de células cancerígenas, lo que hizo necesaria la realización de una segunda intervención quirúrgica que permitió la extracción total de dicho tumor”, relató el líder más locuaz del planeta con el mismo tono emocionado que le acompañó durante los 14 minutos de uno de sus discursos más cortos. De esta forma Chávez desmentía a sus ministros y diputados, que durante tres semanas simultanearon torpezas y mentiras en el manejo de la información sobre la salud del líder.

El terremoto informativo sacudió Venezuela de inmediato. Actores políticos de uno y otro lado mostraron solidaridad e inquietudes, mientras miles de ciudadanos hacían públicas sus impresiones en las redes sociales. Desde los partidarios (“Venciste ese cáncer que es el Imperio”) hasta los detractores (“Ni enfermo de cáncer quiere dejar de seguir destruyendo”).

Unos y otros callaron para escuchar un nuevo vídeo, realizado el miércoles durante una reunión de trabajo en La Habana y emitido ayer. En él, Chávez describe su rehabilitación: “Voy a caminar, a hacer ejercicio, luego la cena y luego a leer este libro maravilloso, Así hablaba Zaratustra, lleno de espiritualidad, de fe”.

El mandatario venezolano remató con un tuit posterior: “Qué huracán de amor. ¡Palante!”. Palabras para completar una histórica intervención, leída sin saltarse el guión: “Siento que voy saliendo ya de otro abismo. Creo que lo hemos logrado, ¡gracias, Dios mío!”.

“La solidaridad inicial suele dar paso a incertidumbre sobre el futuro, lo cual podría ser no positivo para su popularidad”, razonó el politólogo Luis Vicente León. La única certeza, el cáncer, da paso a varios interrogantes. “El tema de la sucesión será el nuevo rumor”, apostó León. De hecho, la oposición insiste en que la Constitución impone una sucesión temporal, pese a que Chávez desveló que “me he mantenido al mando de las acciones del Gobierno”.

El vicepresidente Elías Jaua remató ayer, para sacarse de encima los fantasmas que le señalan directamente como sucesor provisional: “Está en pleno ejercicio de su cargo y no vale la discusión de delegación de competencia”.

¿De que cáncer se trata? ¿Cuál es el tratamiento? ¿Cuándo regresará al poder? ¿Seguirá siendo el candidato para las elecciones de 2012? Cuestiones sin resolver que marcarán la agenda política y sobrevolarán sobre el ánimo de un país impactado tras desvelarse el secreto. Preguntas y sorpresas, como la que cerró el discurso de Chávez: el tradicional “Patria, socialismo o muerte” fue sustituido por “viviremos y venceremos”, más adecuado para la ocasión.