Público
Público

Chávez regresa por sorpresa a Caracas para estar en el Bicentenario

El presidente venezolano, operado en Cuba de un cáncer, pretende reorganizar su equipo de Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hugo Chávez demostró ayer, una vez más, por qué es un mago de la política. El líder bolivariano fue capaz de transformar la depresión, que había hecho mella entre sus millones de seguidores, por el alborozo sin límites gracias a su sorprendente 'retorno' a Caracas, en un paralelismo evidente con su regreso al Palacio de Miraflores el 14 de abril de 2002, tras el fracasado golpe de Estado.

'Vuelvo al epicentro de Bolívar Es el inicio del retorno. ¡Hasta el retorno!', proclamó sonriente en la madrugada de ayer desde el aeropuerto de Maiquetía y entre aplausos de sus colaboradores más cercanos. Chávez, en estado puro, cantó, bromeó y arengó a los suyos, tras ser operado hace días de un tumor cancerígeno en una clínica cubana. Nada que ver con el hombre quebrantado del pasado jueves. Incluso horas más tarde, remató en Twitter: 'Aquí estoy pues, ¡en casa y muy feliz! Gracias, Dios mío. Es el inicio del retorno'.

Un Chávez en estado puro cantó, bromeó y arengó a los suyos a la vuelta

Todo ello 24 horas antes de la celebración del Bicentenario de la Independencia, fecha clave para su proyecto político, que compara constantemente las figuras de Simón Bolívar con el propio Chávez. Según una encuesta realizada recientemente, el 59% de los venezolanos consideraba muy importante que el mandatario estuviera presente el 5 de julio.

'Todos al Balcón del Pueblo', comenzó a resonar en Caracas a través de los medios públicos y las redes sociales. Al cierre de esta edición, miles de personas se arremolinaban en torno a Miraflores, punto de encuentro y festejo de las grandes victorias electorales del chavismo.

'No hay duda de que la llegada de Chávez genera esperanza entre sus seguidores', desentrañó el analista Luis Vicente León. 'Los movimientos estratégicos de Chávez muestran su disposición a retener personalmente el poder, pese a su enfermedad', añadió.

'Intenta retener personalmente el poder pese a su enfermedad'

A pesar del entusiasmo inicial, Chávez declaró: 'No creo que pueda acompañarles en los actos de mañana [por hoy], pero estoy aquí y estaré aquí desde mi puesto de mando, en el corazón de Caracas'.

El 5 de julio y su importancia estratégica es el principal motivo del regreso presidencial. Pero no es el único. 'Chávez organizará su equipo de trabajo para la nueva etapa que viene', reconoció el vicepresidente, Elías Jaua.

Según Últimas Noticias, diario cercano al oficialismo, el cambio más trascendental afectaría al propio Jaua, ya que suena el nombre del canciller, Nicolás Maduro, como mano derecha de Chávez. También se baraja la sustitución del actual ministro de Defensa, Carlos Mata, por el general Henry Rangel.

El canciller Maduro podría ser el nuevo vicepresidente en sustitución de Jaua

Estos cambios se producirían antes de un eventual regreso del líder revolucionario a La Habana para retomar su tratamiento. El énfasis del presidente ('Es el inicio del retorno') refuerza el rumor.

Analistas conocedores de los vericuetos en el seno del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) han percibido movimientos y reposicionamientos durante las tres semanas de crisis. La presencia del líder en Venezuela ha frenado cualquier intento de abrir batallas partidarias por la sucesión. El tercer motivo que ha pesado en el regreso del presidente tiene su origen en la oposición y en su empeño en promover el reemplazo provisional de Chávez, después de tres semanas de oscurantismo y 'secreto de Estado'.

El presidente admite que pasó 'horas de angustia, laberínticas'

El 'retorno' ha provocado la inicial marcha atrás de alguno de sus líderes, así como unánimes declaraciones solidarias con la salud del enfermo. Pero lo que no han cesado son las críticas.

Así, Alfonso Marquina, líder del grupo opositor en la Asamblea, reconoció la 'esta-bilización de una situación irregular', pero atacó duramente la 'novela trágica' desatada por el Gobierno. 'Si estaba previsto el traslado del presidente [así lo reconoció el vicepresidente Jaua], no entendemos por qué no anunciarlo al pueblo de Venezuela', reseñó. 'Toda la incertidumbre que se ha generado obedece a que nadie dio una explicación seria, hasta que el propio presidente aclaró lo que estaba pasando', recordó Ismael García, líder de Podemos y antiguo aliado de Chávez.

El debate político ocupó sus espacios en los medios de comunicación, pero todas las miradas se concentraron en la residencia presidencial. En una posterior llamada telefónica a un programa del canal oficialista, Chávez, que no necesita hospitalización, relató desde Miraflores algunos detalles de su convalecencia. 'Ahorita estamos desayunando una carne mechada, estoy devorando todo lo que me ponen, eso sí, controlado. Estoy entusiasmado, estoy feliz Amor con amor se paga, estamos desbordados de amor', enfatizó.

Chávez se emocionó, pero también bromeó para explicar el 'horario estricto' que le han diseñado los médicos: '¡Parezco un cadete!'. 'El proceso de recuperación va bien', insistió el líder bolivariano, quien también reconoció que fueron 'días muy difíciles, horas de angustia, laberínticas'.

Venezuela vivió ayer otro momento épico ideado por el mago de la política y de los golpes mediáticos. Un nuevo 'amanecer victorioso', como proclamó uno de sus ministros, que todavía no sabe si seguirá siendo ministro en las próximas horas.