Publicado: 16.03.2014 12:25 |Actualizado: 16.03.2014 12:25

La CIA cree que los pilotos tuvieron algo que ver con la desaparición del avión malasio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La inteligencia estadounidense se está inclinando hacia la teoría de que el piloto y el copiloto del Boeing 777 de Malaysia Airlines del que no se sabe nada desde hace más de una semana son de algún modo responsables de la desaparición del avión, según indicó hoy la cadena CNN.

La cadena, que cita como fuente bajo anonimato a un funcionario estadounidense con "conocimiento directo" del caso, asegura que el Gobierno de Malasia llevaba días buscando registrar la casa del piloto, un malasio de 53 años y con 8.365 horas de vuelo. Pero fue en las últimas 24 horas cuando la información recopilada por radares y satélite dio el aval suficiente a las autoridades malasias para registrar la casa del piloto, ubicada a las afueras de Kuala Lumpur.

El funcionario aclaró, no obstante, que todas las teorías que se barajan y las discusiones de la inteligencia se basan en las evaluaciones preliminares de lo que sabe hasta la fecha.

Por otro lado, el dominical británico Mail on Sunday ha revelado hoy que el piloto del avión malasio desaparecido con 239 personas, Zaharie Ahmad Shah, era un fanático político que apoyaba obsesivamente al líder de la oposición de Malasia, Anwar Ibrahim.

Las autoridades investigan la posibilidad de que el piloto del vuelo MH370 de Malaysian Airlines secuestrara su propio avión como forma de protesta política, agrega el rotativo. Según la publicación, el capitán Ahmad Shah respaldaba de manera "obsesiva" al líder de la oposición y, al parecer, asistió horas antes del vuelo al controvertido juicio en el que Ibrahim fue sentenciado a cinco años de cárcel. Los seguidores de Ibrahim afirman que el político es víctima de una campaña de desprestigio, añade el diario.

Las autoridades temen que al piloto le afectara la condena a cinco años de cárcel del opositor malasio Anwar Ibrahim

Fuentes policiales han indicado que Ahmad Shah era un activista político y temen que la decisión del tribunal le afectara profundamente, según el dominical, y agrega que expertos estadounidenses del FBI no descartan que se trate de un "acto de piratería".

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, reorientó este sábado hacia el océano Indico la búsqueda del avión desaparecido con 239 personas a bordo tras confirmar que alguien cambió el rumbo del Boeing 777. Aunque rehusó hablar de secuestro, sus declaraciones dejaron entrever ayer esta posibilidad.

La Policía de Malasia, por su parte, ha llevado a cabo este fin de semana una investigación exhaustiva de la tripulación del avión. Según la prensa local, agentes policiales se personaron en los respectivos domicilios del capitán del vuelo del MH370, Zaharie Ahmad Shah, y el copiloto, Fariq Abdul Hamid.

La investigación en Malasia también abarca, además de a los 12 miembros de la tripulación, todos ellos malasios, a los 229 pasajeros de 14 nacionalidades. Fuentes de los servicios de inteligencia han declarado a la prensa malasia que buscan pistas sobre quién entre los pasajeros tenía experiencia y conocimientos de aviación.

La investigación incluye detalles que van desde los perfiles psicológicos como las tendencias políticas y religiosas, aficiones y patrones de comportamiento. Interés especial ha despertado el mensaje que el capitán Zaharie colgó en un foro alemán de internet en el que anunciaba la creación de un simulador de vuelo propio. "Hace un mes terminé el montaje de FSX y FS9 con 6 monitores " dice la nota firmado con Capt Zaharie Ahmad Shah, Boeing 777 de Malaysia Airlines en noviembre de 2012.

La prensa local también se hace eco de la noticia publicada por el diario inglés The Mail Sunday en la que define a Zaharie como una persona de "convicciones políticas fanáticas". El capitán Zaharie estudió en la Escuela de Aviación de Philippines Airlines en Pasay en 1980, entró un año después a trabajar para Malaysia Airlines y contaba con 18.360 horas de vuelo en su haber.

El vuelo MH370 salió de Kuala Lumpur a las 00.41 hora local (16.41 GMT del viernes 7 de marzo) y tenía previsto aterrizar en Pekín unas seis horas más tarde, pero desapareció de los radares unos 40 minutos después del despegue. El Boeing disponía de carburante para 7 horas y media de vuelo y transportaba a 239 personas cuando partió: 227 pasajeros, incluidos siete menores, y una tripulación de 12 malasios.

Desde entonces no se sabe nada de él ni se han encontrado restos. La autoridades malasias no saben dónde se encuentra en estos momentos, pero suponen que se ubica en un corredor que abarca el oeste de Indonesia y el Índico, o en otro que va desde el norte de Tailandia hasta la frontera entre Kazajistán y Turkmenistán. El dominical británico, que cita a la radio WNYC de EEUU, dice que hay 634 lugares donde el avión pudo haber aterrizado, desde Australia hasta las islas Maldivas, e incluso Pakistán.

Hoy nueve países más se han unido a la búsqueda del avión, según anunció hoy el ministro de Defensa de Malasia y titular interino de Transporte, Hishamudin Husein: Kazajistán, Uzbekistán, Kirguizistán, Turkmenistán, Pakistán, Bangladesh, Birmania (Myanmar), Laos y Francia, dijo Hishamudin en Penang, a unos 80 kilómetros de Kuala Lumpur.