Público
Público

Cinco nuevos suicidios en France Télécom... y van 23 en 2010

La principal compañía telefónica de Francia continúa viviendo una ola de suicidios. El motivo es el empeoramiento de las condiciones laborales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sindicato CFE-CGC-Unsa ha denunciado este viernes que otros cinco trabajadores de France Télécom se han suicidado en los últimos 15 días, lo que eleva al 23 el número de empleados de la compañía francesa que se han quitado la vida desde principios de 2010. Esta cifra se suma a los 19 registrados el año pasado en la misma firma.

Dos de los fallecimientos se produjeron en la región de Rennes, mientras que los tres restantes se reparten en las zonas de Lille, Toulouse y París. Cuatro de estos empleados trabajaban directamente para France Télécom, mientras que el quinto lo hacía para Equant, filial de la empresa de telecomunicaciones.

En lo que sí coinciden los cinco es en que ninguno de ellos había finalizado su relación laboral con la compañía y tan sólo uno habría abandonado el puesto antes de quitarse la vida.

Las 23 muertes registradas en lo que va de año entre personas vinculadas a France Télécom aumentan la polémica en torno a una compañía, que ya sufrió una inédita ola de suicidios en 2009, cuando perecieron un total de 19 personas.

Desde la empresa, se han limitado a confirmar que durante las últimas dos semanas se han registrado varios suicidios en distintas regiones del país, aunque rechaza cifrar estas muertes. 'No queremos entrar en contabilidad', aseguró el portavoz de la compañía, que trasladó la 'gran tristeza' de France Télécom por unos sucesos que se han comprometido a investigar.

Un segundo portavoz de la compañía confirmó que los últimos asalariados fallecidos no se conocían y 'trabajaban en puestos distintos'. Por tanto, no se podría establecer 'ninguna relación' entre 'estos dramas'.

El sindicato relaciona esta cadena de suicidios con el empeoramiento de las condiciones laborales en los últimos años y afirma que las medidas puestas en marcha por el nuevo presidente ejecutivo, Stéphane Richard, 'no son suficientes'. Crozier lamentó que 'los responsables de la crisis moral del grupo no han sido sancionados a la vista de los trabajadores', en alusión, entre otros aspectos, al mantenimiento de Didier Lombard en la directiva.