Público
Público

Clinton amenaza a Siria con tomar "fuertes acciones"

El embajador ruso en la OTAN teme una intervención militar que podría extenderse a Irán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer viernes de oraciones del mes sagrado de ramadán terminó con otra matanza en Siria cuando las tropas del régimen abrieron fuego contra las multitudinarias manifestaciones en varios lugares del país y provocaron al menos 15 muertos.

Ante la continuada represión, el Gobierno de Estados Unidos subió el tono y lanzó una seria advertencia a Damasco, amenazado con palabras veladas pero claras en el sentido de que Washington está preparándose para llevar a cabo 'fuertes acciones' contra ese país. Simultáneamente, Rusia denunció que se trata de acciones de carácter militar que tendrán lugar en el marco de la OTAN.

La secretaria de Estado acusa al régimen de la muerte de 2.000 personas

'Estamos trabajando sin descanso para intentar reunir tanto apoyo internacional como sea posible para adoptar fuertes acciones contra el régimen sirio. Yo vengo de la escuela que dice que las acciones hablan más alto que las palabras', declaró la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien recalcó una vez más que el presidente sirio Bashar al Asad ha perdido toda su legitimidad.

Clinton insistió en que EEUU y sus aliados están trabajando en nuevas estrategias para aplicar más presión sobre Damasco al margen de las sanciones que se anunciaron el jueves. En Washington consideran que las medidas de los últimos meses contra dirigentes sirios no están teniendo el efecto deseado.

Paralelamente a la advertencia de Clinton, el embajador de Rusia en la OTAN, Dimitry Rogozyn, acusó a EEUU en el diario Izvestia de preparar una acción militar contra Siria en el marco de la OTAN, con la vista puesta en una segunda acción militar contra la República Islámica de Irán.

La represión de las múltiples protestas e saldó con 15 víctimas

Tanto Rusia como Turquía, dos aliados de Siria, han aconsejado a Asad, últimamente y de manera repetida, que tiene que poner fin a la represión y llevar a cabo reformas democráticas. Esta semana, Asad autorizó el establecimiento de partidos políticos al margen del oficialista Baaz, pero la oposición ha rechazado la iniciativa y exige la marcha del presidente.

El embajador ruso en la OTAN insistió en que el verdadero objetivo es llegar a Irán a través de Siria. El eje Teherán-Damasco-Hizbulá constituye la principal preocupación para Israel, Arabia Saudí y otros países de la Península Arábiga. Israel está jugando desde hace tiempo con el resentimiento suní contra los chiíes para crear un frente Tel Aviv-Washington-Riad contra Irán y Siria.

Rogozyn no se anda por las ramas e insiste en que Irán es el objetivo final. 'La planificación militar contra Irán está en marcha, y nosotros estamos ciertamente preocupados acerca de una escalada para una gran guerra en esta amplia región', comentó.

Israel quiere crear un frente con EEUU y Arabia Saudí contra Irán y Siria

El gran ganador de la estrategia de Washington es Israel. La Administración de Barack Obama parece haber renunciado definitivamente a resolver el problema palestino y el miércoles presentó sus credenciales el nuevo embajador de EEUU en Tel Aviv, Dan Shapiro, quien, según la prensa hebrea, viene con la misión de reconducir las relaciones entre Obama y el primer ministro Binyamin Netanyahu. Al día siguiente, Israel anunció la construcciónde más de 900 viviendas para colonos en el sector ocupado de Jerusalén.

Clinton apretó aún más las tuercas a Siria diciendo que estima que el número de civiles que han muerto durante las protestas que comenzaron a mediados de marzo supera los 2.000, una cifra que está bastante por encima de las estimaciones que han realizado distintos grupos y activistas sirios.

En Siria se repitieron las escenas de todos los viernes desde el comienzo de las protestas. De los 15 muertos, la mayoría ocurrieron en el área de la capital. Los organizadores de las marchas llamaron a la jornada Yumua Allah maana ('Viernes de Dios está con nosotros'), un nuevo eslogan islamista que abunda en la dirección religiosa que están tomando las protestas y que las potencias occidentales ignoran deliberadamente. La consigna más coreada fue: 'No tenemos miedo; Dios está con nosotros'.

En Hama, donde desde el domingo han tenido lugar manifestaciones a diario que han causado hasta 150 muertos, las Fuerzas de Seguridad impidieron que los feligreses se reunieran en las mezquitas o que se congregaran en las calles.

El régimen es incapaz de detener unas protestas que se reproducen a diario en distintas localidades y que están causando un gran desgaste a las autoridades, aunque por ahora el Ejército se mantiene firme y no presenta grandes fisuras.