Público
Público

El CNT cierra las puertas al extremismo islámico en Libia

En su primer discurso oficial en Trípoli, Mustafa Abdul Jalil pide a los rebeldes moderación con los partidarios del régimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Baño de masas para Mustafá Abdel Jalil, líder del Consejo de Transición Nacional libio (CNT), que dio anoche su primer discurso oficial ante unas 10.000 personas en Trípoli.

El jefe de los rebeldes pisó la capital libia el pasado sábado por primera vez desde que Muamar Gadafi dejara la ciudad y pidió a los rebeldes que no se dejen llevar por la venganza contra los últimos los restos del régimen del exdictador.

'Necesitamos abrir nuestros tribunales para cualquiera que haya herido al pueblo libio. El sistema judicial decidirá', dijo ante la multitud. Amnistía Internacional criticó esta mañana el comportamiento de los rebeldes y llamó al CNT a prevenir los abusos contra los derechos humanos.

Jalil también quiso resaltar que el nuevo Gobierno de libia se guiará por los principios del islam, pero dejó claro que no habrá lugar para ningún extremismo: 'Somos una nación musulmana, con un islam moderado y mantendremos eso. Estáis con nosotros y nos apoyáis y seréis nuestra arma contra todo el que quiera secuestrar la revolución'.

Aunque el CNT ha prometido la creación de un Gobierno interino en un plazo de diez días, la hoja de ruta de los rebeldes, que prevé una nueva Constitución y elecciones en un período de 20 meses, no podrá comenzar hasta que caigan los últimos bastiones del régimen en Bani Walid, Sirte y Sabha.