Público
Público

Un comando alemán secreto alentó la masacre de Kunduz

El cuerpo militar de élite tenía prohibido actuar en Afganistán desde 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Comando de Operaciones Especiales (KSK), una tropa de élite del Ejército alemán, estuvo implicado en la decisión del coronel Georg Klein de ordenar el pasado 4 de septiembre el ataque aéreo que provocó una matanza en la que murieron no menos de 74 civiles en Kunduz (norte de Afganistán). El silencio de Berlín sobre el trasfondo del ataque favorece día a día especulaciones en la prensa, alimentadas con cuentagotas por informaciones de 'fuentes del Ejército', como la que difundió ayer el diario Bild.

Las bombas lanzadas por dos cazas de EEUU por orden de Klein contra dos camiones cisterna robados causaron al menos 142 muertos. De confirmarse el elevado número de víctimas civiles que supone el abogado de los familiares de las víctimas, se trataría de la mayor matanza de civiles a manos de fuerzas alemanas desde 1945.

El KSK empezó a operar en Afganistán en 2002 dentro de la operación Libertad Duradera. Esta tropa actúa en secreto, y ha estado envuelta en el pasado en escándalos como el del turco-alemán Murat Kurnaz, quien pasó cuatro años en Guantánamo por falsas sospechas de terrorismo. En octubre de 2008, el Bundestag retiró al KSK el mandato para la operación Libertad Duradera, pero expertos en defensa dan por sentado que sigue ahí y colabora con los aliados.

Bild ya difundió a finales del mes pasado un vídeo grabado por uno de los cazas en el que se distinguía claramente un considerable número de personas moviéndose alrededor de los objetivos. El coronel dijo que no a las reiteradas preguntas de los pilotos sobre si debían hacer maniobras de vuelo bajo para advertir a posibles civiles. La difusión del vídeo precipitó la dimisión del entonces ministro de Defensa, Franz Josef Jung. Días después del ataque, el ministro había negado la implicación del KSK en la operación de Kunduz cuando le preguntaron por ello varios diputados.

El sucesor de Jung al frente de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, no ha cumplido su promesa de ofrecer la 'máxima transparencia' sobre el caso. Este miércoles, el semanario Stern aseguró que Guttenberg conoce desde el 6 de noviembre un informe del Comité Internacional de la Cruz Roja que incluye los nombres de 74 víctimas civiles y asegura que el ataque fue 'contrario al derecho internacional'. Dos días después, Guttenberg insistió en que la operación fue 'proporcionada'.