Publicado: 09.09.2016 20:36 |Actualizado: 09.09.2016 20:36

El comando desarticulado en París estaba dirigido por el Estado Islámico

Las últimas tres mujeres arrestadas trataron de hacer saltar por los aires un coche en el centro de París e intentaron otro ataque contra agentes de Policía, según la Fiscalía.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Agentes franceses inspeccionan una vivienda en Boussy-Saint-Antoine, cerca de París. - REUTERS

Agentes franceses inspeccionan una vivienda en Boussy-Saint-Antoine, cerca de París. - REUTERS

PARÍS.- Francia ha desarticulado un comando terrorista que estaba teledirigido por el Estado Islámico desde Siria que fracasó en su intento de hacer saltar por los aires un coche en el centro de París y luego trató de perpetrar un atentado terrorista contra agentes policiales, según ha anunciado este viernes la Fiscalía francesa. "El destino de este comando era claramente cometer un atentado", señaló el fiscal de París, François Molins en una conferencia de prensa.

Su plan era provocar una explosión con un coche sin matrícula que abandonaron la madrugada del domingo a unos cientos de metros de la catedral Notre Dame de París, con seis bombonas de gas y tres botellas con gasóleo en su interior. Molins hizo notar que, aunque no se encontró ningún detonador o dispositivo de activación, la policía científica ha concluido que varios de los elementos hallados en ese Peugeot 607, en particular un cigarrillo a medio consumir, habrían podido hecho explotar una de las bombonas de butano y desencadenar la deflagración del vehículo.



Las tres principales sospechosas, Inès Madani de 19 años, Sarah H. de 23, y Amel S. de 39 ─descritas como "radicalizadas" y "fanatizadas" por el ministro de Interior, Bernard Cazeneuve─, fueron arrestadas este jueves cuando salían del domicilio de la de más edad en Boussy Saint Antoine, a 25 kilómetros al sur de París. Los servicios secretos que las sometían a escuchas telefónicas las localizaron y cercaron, ante la convicción de que tenían "un proyecto de acción violenta terrorista inminente".

Cuando las tres mujeres se dieron cuenta de la vigilancia de policías de paisano, Sara H. clavó en el hombro un cuchillo de 20 centímetros a uno de los agentes que estaba en un coche camuflado e Inès Madani intentó lo mismo con otro, que reaccionó sacando su arma y la hirió en la pierna. En la mañana de este viernes, también fue arrestada en Clichy sous Bois, en el suburbio norte de París, una hija de Amel S. que no ha cumplido los 16 años, pero que los investigadores sospechan que también estuvo implicada en los preparativos terroristas.

Tanto Inès Madani, que es hija del propietario del Peugeot 607 y estaba en paradero desconocido desde el fin de semana, como Sara H. estaban fichadas por los servicios secretos por haber intentado viajar a Siria para integrarse en grupos yihadistas. La primera llevaba en su bolso un documento en el que juraba fidelidad al EI y justificaba sus proyectos violentos para vengar la muerte del conocido como "ministro de los atentados" de la organización terrorista, Abu Mohamed Al Adnani, abatido recientemente en un bombardeo cerca de Alepo (Siria).

Sara H., que tenía un testamento a su nombre en su casa, acumulaba pese a su juventud una significativa lista de relaciones con terroristas franceses. Fue, según las autoridades francesas, pareja de Larossi Abballa, quien en junio asesinó en su domicilio de Magnanville, en la región de París, a una pareja de funcionarios de policía; y de Adel Kermiche, el joven que el pasado 26 de julio mató junto a otro yihadista a un cura en una iglesia de Saint Étienne du Rouvray, en Normandía.

Sara H. estaba ahora prometida con Mohamed Lamine Aberouz, detenido también este jueves en Le Mureaux, otra ciudad marginal de la periferia parisina, y quien también está fichado por los servicios secretos. El hermano de éste está encarcelado por sus vínculos con Larossi Abballa desde el crimen de Magnanville.

Los arrestos en la investigación sobre este atentado fallido habían comenzado el martes, con una joven pareja originaria de la ciudad de Montargis, en el centro de Francia, capturada en un área de autopista cerca de Orange (sureste) cuando circulaban con sus hijos aparentemente en dirección a España. Al día siguiente los arrestados fueron una pareja de conocidos de la primera, igualmente de Montargis, aunque fueron puestos en libertad a última hora de hoy, viernes.