Público
Público

El Congreso italiano respalda al Gobierno de Letta

El nuevo Ejecutivo supera el primer voto de confianza a su investidura dos meses después de la celebración de las elecciones. Hoy es el turno del Senado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos meses después de que se celebrasen las elecciones parlamentarias, el jefe del Gobierno italiano, Enrico Letta, superó este lunes en el Parlamento el primer voto de investidura a su recién constituido Ejecutivo de coalición al recibir la confianza de la Cámara de los Diputados (baja) con 453 votos a favor, 153 en contra y 17 abstenciones.

La ratificación definitiva del nuevo gabinete, que integran el Partido Demócrata (PD) de centroizquierda, el conservador Pueblo de la Libertad (PDL) de Silvio Berlusconi y la centrista Elección Cívica de Mario Monti, queda en manos del Senado, que se pronuncia este martes. 

En las declaraciones de los grupos parlamentarios previas a la votación, el Movimiento 5 Estrellas, del cómico Beppe Grillo, confirmó su decisión de votar en contra, mientras que la Liga Norte anunció su intención de abstenerse, toda vez que PDL, Elección Cívica y PD expresaron su sí. De los resultados se desprende que en el PD, al que pertenece Letta, no se ha roto la disciplina de partido como se temió durante los últimos días, debido a la división interna que existe en el seno de la formación y evidenciada durante la reelección del jefe del Estado, Giorgio Napolitano.

Letta expuso este lunes los que serán los principales ejes de su mandato, con el empleo como prioridad. El primer ministro se da de margen 18 meses para sacar adelante las reformas institucionales y de la ley electoral. Asimismo, ayer inició oficialmente la actividad parlamentaria de su Ejecutivo con un discurso de investidura en la Cámara Baja (llevado también al Senado para acelerar la votación) en el que, tras los agradecimientos, entre otros a quien fuera su jefe en el PD, el dimisionario Pier Luigi Bersani, abordó de lleno la cuestión europea como necesaria para la recuperación económica de Italia.

En este sentido, el nuevo primer ministro italiano anunció que, una vez que recibido el voto de confianza del Parlamento, emprenderá hoy mismo viaje a Berlín, Bruselas y París para promover medidas en la Unión Europea (UE) que impulsen el crecimiento económico sin comprometer el equilibrio presupuestario. Letta, hasta hace unos días vicesecretario del PD, apostó por una mayor integración en la UE, con una unión bancaria y una mayor unión política, sin las cuales se hará 'insostenible' esta crisis, que ha motivado que Italia cerrara 2012 con una caída del PIB del 2,4 % y la tasa de desempleo fuera del 11,6 % en febrero.

'Italia se comprometerá a identificar las estrategias para llegar al crecimiento sin poner en riesgo el saneamiento. Europa está en crisis de legitimidad, justo cuando sus ciudadanos más la necesitan (...) El destino de todo el continente está unido', afirmó. 'Las premisas macroeconómicas son las del euro y el Banco Central Europeo. Solo con el saneamiento (de las cuentas públicas) Italia muere. Las políticas para el crecimiento no pueden esperar. No hay más tiempo. Muchas familias y ciudadanos están sumidos en la desesperación', agregó.

Letta advirtió de que esa 'vulnerabilidad' puede convertirse en 'rabia y conflicto', como demuestra, según él, el tiroteo del domingo en Roma ante la sede del Ejecutivo, en el que resultaron heridos dos policías y una mujer por los disparos de un padre de familia desempleado que quería atentar contra los políticos.

Europa y la economía fueron los dos asuntos principales que vertebraron el discurso de un Letta que enumeró una serie de reformas. 'Este es un Gobierno al servicio del país, dije que el Gobierno no debía nacer a cualquier precio y no tengo intención de sobrevivir ni de ir tirando a cualquier precio', aseveró. Entre las primeras medidas de su Gobierno se encontrará la supresión del salario como ministro a quienes ya sean parlamentarios, así como la suspensión del pago en junio del impuesto sobre la vivienda habitual que reintrodujo el ex primer ministro tecnócrata Mario Monti.

El también exjefe del Gobierno Silvio Berlusconi exigió la abolición de este impuesto para que su partido, el PDL, apoyara al Ejecutivo de coalición y, en este sentido, Letta se comprometió hoy a 'superar' ese tipo de gravamen. En materia de impuestos, el nuevo primer ministro apostó por rebajar la presión fiscal, sobre todo a las rentas del trabajo, sin descuidar las cuentas públicas de un país que cerró en 2012 con un una deuda del 127 %.

Letta se ha propuesto como programa de Gobierno la mayor parte de las reformas propuestas por las dos comisiones de 'sabios' constituidas para buscar consensos entre las fuerzas parlamentarias. Esas reformas incluyen el cambio de la ley electoral, la abolición de las provincias, la superación del bicameralismo perfecto, la abolición del actual sistema de financiación pública de los partidos y una especie de subsidio para las familias más necesitadas.