Público
Público

La crisis de refugiados en Siria es ya peor que el genocidio de Ruanda

Casi 1,8 millones de sirios han tenido que refugiarse en los países vecinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ONU ha advertido que la crisis de refugiados de Siria es ya peor que la que vivió Ruanda a mediados de los años noventa, con casi 1,8 millones de sirios que han tenido que refugiarse en los países vecinos huyendo de la violencia desde que estalló el conflicto en marzo de 2011.

'No habíamos visto un éxodo de refugiados a un ritmo tan alarmante desde el genocidio de Ruanda hace casi veinte años', dijo el alto comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, en una videoconferencia ante el Consejo de Seguridad. Por su parte, la subsecretaria general para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, indicó ante los quince miembros del máximo órgano de decisión de las Naciones Unidas que unos 6,8 millones de sirios necesitan ayuda humanitaria de emergencia.

Guterres hizo un llamamiento a todos los países para que mantengan abiertas sus fronteras a los sirios que busquen refugio. El alto comisionado hizo un llamamiento especial a Egipto y aseguró que 'entiende los retos' que afronta en estos momentos pero confió en que mantenga su 'tradicional hospitalidad' con los refugiados sirios. El riesgo de que el conflicto pueda 'incendiar' la región no es una exageración, añadió el diplomático portugués, quien dijo que los principales países receptores de refugiados son Líbano, Jordania, Turquía, Irak y Egipto.

El alto comisionado, que pidió a la comunidad internacional que sea 'solidaria' con los países vecinos que están acogiendo a los refugiados, detalló que dos tercios de los sirios han abandonado su país desde que comenzó el año, 'a una media de 6.000 diarios'. 'Lo que estamos pidiendo hoy es esencial para mitigar los riesgos de una explosión que puede envolver a toda la región de Oriente Medio', añadió el alto comisionado, que subrayó que la única solución al conflicto sirio pasa por una salida política.

Tanto Guterres como Amos hicieron un llamamiento a la comunidad internacional, y en especial a los miembros del Consejo de Seguridad, para que muestren 'liderazgo' para resolver el conflicto en Siria. Al menos 93.000 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, según datos de Naciones Unidas, aunque el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha elevado ya la cifra a más de 100.000.