Público
Público

Del escándalo sexual de 'Ruby' al ataque de los mercados

Los casos abiertos contra Berlusconi minan su imagen y acaba perdiendo la confianza de sus socios de Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 26 de octubre de 2010, sin saber aún lo que estaba por venir, el diario Il Fatto Quotidiano escribía en un escueto artículo: 'Los que conocen a Silvio Berlusconi aseguran estos días que está más nervioso de lo normal. Hay una chica, que acaba de cumplir 18 años, que está contando todo tipo de encuentros sexuales con él'.

Era el inicio del caso Ruby, en el que el primer ministro está imputado por abuso de poder y prostitución de menores, y que precipitaría la suerte de Il Cavaliere al abismo.

Los periódicos comenzaron a publicar los detalles de las orgías de la mansión de Arcore, pero Berlusconi sólo supo defenderse con la típica frase machista: 'Es mejor ser un apasionado de las mujeres guapas que ser homosexual'.

Fue imputado por prostitución de menores y perdió su feudo de Milán

El 7 de noviembre, en la conferencia fundacional de Futuro y Libertad, el presidente del Parlamento, Gianfranco Fini, confirmó el paso que dio en julio hastiado por los constantes tejemanejes del primer ministro con la Justicia al separarse del Pueblo de la Libertad y anunciar su paso a la oposición con una veintena de diputados que hasta entonces formaban parte de la coalición de Gobierno.

 

El día 12, la oposición presentó una moción de censura, que se celebraría en diciembre. Fue uno de los momentos más negros de la historia reciente de Italia. Il Cavaliere consiguió salvarse gracias a los votos de seis tránsfugas, que más adelante fueron premiados con puestos de viceministros y subsecretarios.

Il Cavaliere' logró burlar una moción de censura con el voto de tránsfugas

En enero, el Constitucional anuló los escudos judiciales de Berlusconi, convocando al primer ministro a continuar con los tres procesos que tenía abiertos: Mills, Mediaset y Mediatrade. A ellos se les añadió el caso Ruby en febrero, agravando la sangría, pero los tránsfugas, hoy conocidos como responsables, se multiplicaron y le salvaron cada vez que la oposición le desafiaba en el Parlamento.

La llegada de miles de tunecinos a las costas de Lampedusa tras la caída del régimen de Ben Alí sirvió de cortina de humo. Pero las elecciones de mayo, en las que perdió su feudo de Milán, y el referéndum de junio, con el que quedó enterrado uno de sus escudos legales, le pusieron fecha de caducidad.

El TC anuló sus escudos judiciales, pero le han tumbado los mercados

Los mercados atacaron en verano y Berlusconi aprobó un plan de ajustes, que tuvo que corregir. Bruselas empezó a desconfiar de él y estalló otro escándalo sexual con la filtración del caso Escort.

El partido empezó a resquebrajarse, la Liga Norte de Bossi cada vez le pedía más cuentas y el Gobierno cayó en barrena. Estas semanas han sido convulsas, con muchas voces llamándole a la dimisión, que llegará si cumple lo prometido cuando se aprueben las reformas.