Publicado: 16.12.2013 09:06 |Actualizado: 16.12.2013 09:06

Denuncian por "acoso" a una joven italiana que besó a un antidisturbios

La estudiante Nina de Chiffre besó el casco del agente en protesta por las cargas durante una manifestación contra el TAV de Turín. El responsable del sindicato policial denunciante se pregunta: "¿y si yo la hubiera aca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una joven estudiante italiana podría acabar en los tribunales acusada de un delito de acoso sexual por haber besado a un agente de policía antidisturbios durante una manifestación contra el Tren de Alta Velocidad (TAV) en el norte del país del pasado mes de noviembre, según recoge la televisión internacional en ingles Russia Today. La fotografía que inmortalizó el momento rápidamente alcanzó gran notoriedad.

Nina de Chiffre, la manifestante de 20 años de edad, decidió dar el beso en el casco del agente antidisturbios en el momento oportuno, al ser captado por una cámara de un fotógrafo de AFP. La imagen rápidamente se convirtió en viral a través de Internet. Pero lo que podría haberse quedado en una anécdota se ha convertido en un serio problema para la joven, pues un sindicato de la policía italiana, COISP, dictaminó que el acto era en realidad acoso sexual y presentó una denuncia ante un tribunal de Turín, según recogía el diario italiano La Repubblica.

"Hemos acusado a la manifestante de la violencia sexual y de insultar a un funcionario público ", dijo Franco Maccari , el secretario general del COISP. "Si la hubiera besado el agente habría estallado la tercera guerra mundial", aseguró el policía. "¿Y si yo le hubiera acariciado el trasero? Ella se habría sentido ultrajada. Así que si ella hace eso a un policía , ¿sí se tolera?" se preguntó también. 

Maccari no encuentra ningún símbolo o mensaje pacifista en el acto de Nina de Chiffre y afirmó que "más que un gesto de paz, es un provocación". "Un beso es una cosa positiva, pero en este contexto , entre estas dos personas , es sólo una falta de respeto ", concluyó Maccari .

La propia De Chiffre aseguró al diario La Repubblica que el beso fue un acto de indignación ante la policía por supuestamente golpear a otro manifestante. Su desafío no le ha traído sólo una amplia aclamación, que no había pedido, sino que le puede costar una condena y antecedentes penales.