Público
Público

Un desempleado francés muere al quemarse a lo bonzo junto a una oficina del paro en Nantes

Al hombre, de 43 años, se le había negado el derecho a recibir subsidios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un desempleado francés de 43 años ha muerto este miércoles tras prenderse fuego ante una oficina del paro en Nantes (oeste de Francia). Al hombre se le había negado el derecho a recibir prestaciones, según ha informado el diario Ouest France.

El suceso se produjo a mediodía frente a unos comedores sociales en una calle que fue acordonada por la policía. Los gendarmes habían impedido al hombre el acceso a la oficina y fue entonces cuando se impregnó con un líquido inflamable y se prendió fuego, precisó la cadena de radio France Info. Los intentos para salvar su vida fueron en vano.

El desempleado había intentado presentar una denuncia contra el organismo que gestiona el paro, con el que estaba en conflicto porque le reclamaba el reembolso de unos subsidios que había cobrado supuestamente de forma indebida, según la emisora de radio, que citó una fuente sindical.

El hombre había enviado también ayer a varios medios de comunicación locales un correo electrónico para anunciar su intención de prenderse fuego. 'Es el gran día porque me voy a prender fuego en la oficina de empleo', rezaba uno de los correos. El diario Presse Océan recoge en su página parte de estos mensajes, en los que el fallecido se quejaba de que las instituciones habían rechazado sus reclamaciones, pese a haber trabajado más horas de las establecidas por ley para tener acceso a cobertura económica.

Un policía citado por este periódico ha explicado que, a raíz de los avisos remitidos a la prensa, se había establecido una vigilancia especial en la zona, pero esta persona llegó 'ya en llamas' por 'una calle adyacente'. Este suicidio se suma al de un parado de 51 años que el pasado mes de agosto se quitó la vida en un barrio de las afueras de París, según recuerda Le Monde. El desempleo en Francia ronda el 10%, y se incrementa hasta superar el 22% entre los más jóvenes.