Público
Público

La destitución de McChrystal no preocupa en Afganistán

Kabul dice que se trata de "un asunto interno" de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La destitución del general Stanley McChrystal, ex jefe de las tropas internacionales en Afganistán, no parece preocupar al Gobierno afgano, que ayer restó importancia a la repercusión que esta decisión del presidente Barack Obama pueda tener sobre la marcha del conflicto. 'Nos gustaría que no se hubiera marchado, pero este es un asunto interno de Estados Unidos', señaló el general Zaher Azimi, portavoz del ministerio de Defensa.

McChrystal fue destituido el miércoles tras la publicación de un reportaje en la revista Rolling Stone en el que se mofaba de varios miembros del Gobierno norteamericano. También ponían en duda la eficacia de la ISAF, la misión militar internacional bajo mando de la OTAN en el país asiático.

Si el Gobierno afgano no mostró inquietud alguna por el relevo de McChrystal, el movimiento talibán aprovechó la ocasión para acusar a Obama de 'haberse lavado las manos' destituyendo a su general para ocultar 'el fracaso de sus políticas [en Afganistán]'.

En Washington, el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, aseguró ayer que el presidente optó por 'la mejor salida para una situación horrible'. El sucesor de McChrystal, general David Petraeus, 'ajustará los planes de guerra en Afganistán', aseguró Gates.

Por su parte, Javier Solana valoró negativamente el relevo de McChrystal. El que fuera secretario general de la OTAN dijo que el cambio al frente de la ISAF 'puede que retrase la operación sobre Kandahar', en alusión al ataque planeado por EEUU y el Gobierno de Hamid Karzai sobre la provincia afgana, tradicional feudo talibán. 'No estamos para perder el tiempo', lamentó Solana.

Durante su intervención en el Semanario sobre el Futuro de la Inteligencia Europea, celebrado ayer en Madrid, Solana lamentó que Obama haya tenido que tomar una decisión 'por razones que no deberían haber pasado', en referencia a las declaraciones del general a Rolling Stone.

Solana, que confiesa tener aprecio por el general estadounidense, dijo que la situación generada por las opiniones de McChrystal le producían 'un sentimiento raro, difícil de entender'.