Publicado: 20.06.2014 08:12 |Actualizado: 20.06.2014 08:12

Detenidos 25 palestinos en una redada nocturna a lo largo de Cisjordania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 25 palestinos fueron detenidos anoche en la Cisjordania ocupada en diversas redadas del Ejército israelí, que registró alrededor de 200 viviendas y oficinas, la mayoría relacionadas con el movimiento islamista Hamas. Al mismo tiempo, al menos cuatro niños resultaron heridos leves en un nuevo bombardeo de la aviación israelí sobre Gaza, informó hoy el portavoz de emergencia de la Franja, Asraf al Qadra.

En operación de Cisjordarnia, según un comunicado oficial castrense, los soldados utilizaron, además, fuego real para hacer frente a la resistencia de la población, en particular en la zona de Qalandia, próxima a Ramala, donde un uniformado resultó herido leve. "Durante la noche, las fuerzas operaron en numerosos lugares, como Qalandia, Deheisha, Dura y Arura donde detuvieron a unas 25 personas y registraron unas 200 viviendas. Además, se entró en nueve instituciones relacionadas con Hamas y se decomisó material", explicó la nota.

Estos operativos forman parte de la búsqueda de tres estudiantes rabínicos desaparecidos

"Durante su actividad, el Ejército hizo frente a disturbios esporádicos, con lanzamiento de cocteles molotov, fuegos de artificio y piedras, que pudieron en peligro su misión y sus vidas", agregó. Por ello, asegura la nota, "en Qalanadia, donde un soldado sufrió heridas leves por una granada, respondieron con fuego real y usaron medios antidisturbios" como granadas de sonido y gases lacrimógenos, agregó. Estos operativos forman parte de la búsqueda de tres estudiantes rabínicos desaparecidos el pasado jueves cuando hacían autostop cerca de la colonia de Gush Etzion, vecina a la ciudad palestina de Hebrón, y que Israel considera secuestrados.

Desde el día siguiente, el Ejército y el resto de Fuerzas de Seguridad israelíes han puesto en marcha un operativo durante el que han sido detenidas más de 300 personas, en su mayoría miembros del movimiento islamista Hamas, al que Israel responsabiliza de la desaparición. El Ejército israelí ya ha admitido que el otro objetivo principal de la misión es destruir la infraestructura civil de Hamas en Cisjordania.

Respecto a los bombardeos en Gaza que causaron al menos cuatro heridos, responden a la represalia del Ejército israelí contra el lanzamiento de cohetes desde la Franja a territorio de Israel, ninguno de los cuales ha causado hasta el momento víctimas. De acuerdo con el portavoz del Ejército israelí, los objetivos de esta noche fueron una lanzadera de misiles en el norte de Gaza, un centro de entrenamiento en el centro y un supuesto almacén de armas en el sur, todos ellos alcanzados.

Mahmud Abas asegura que estas detenciones son "un castigo colectivo" para todos los palestinos

La tensión se ha incrementado en Gaza desde que la semana pasada dos palestinos murieran -uno de ellos, un niño de siete años- y dos más resultaran heridos en un ataque de la aviación israelí contra una motocicleta que viajaba por el norte de la Franja. Ese ataque también se produjo poco después de que un cohete fuera disparado desde Gaza contra suelo israelí, que igualmente no causó víctimas ni daños. De momento, ninguna facción armada ha asumido la autoría del disparo de cohetes contra Israel.

Los palestinos, por su parte, relacionan el suceso con la política que sigue el actual Gobierno israelí, y en particular en la continua construcción y ampliación de las colonias -ilegales según la ley internacional- y en lo que consideran "el abuso" de la detención administrativa. Más de un centenar de presos en esta situación están en huelga de hambre desde hace más de medio centenar de días para exigir la libertad, nueve de los cuales han tenido que ser ingresados en le unidad de cuidados intensivos.

El jueves, el Gobierno palestino denunció que otras 29 personas, arrestadas durante la operación de búsqueda de tres estudiantes rabínicos, han sido sometidos a esta figura legal, que permite mantener a los detenidos presos por espacio de entre cuatro y seis meses renovables sin informarle de los delitos y sin llevarles a juicio. En la calle existe, además, una creciente sensación de que se trata de "un castigo colectivo" para los palestinos, con el silencio cómplice de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y su presidente, Mahmud Abas.