Publicado: 13.09.2016 18:47 |Actualizado: 13.09.2016 18:47

Durao Barroso se queja de que Bruselas le retire los privilegios
tras fichar por Goldman Sachs

En una carta remitida a Juncker, el expresidente de la Comisión Europea carga contra la institución por ser "discriminatoria" y defiende su decisión de incorporarse al banco estadounidense como asesor.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Durao Barroso, expresidente de la Comisión Europea, en una de las comisiones de la institución/REUTERS

Durao Barroso, expresidente de la Comisión Europea, en una de las comisiones de la institución/REUTERS

LONDRES.- José Manuel Durao Barroso, expresidente de la Comisión Europea, ha acusado a la institución de actuar de manera "discriminatoria" e "incongruente" después de que la institución haya abierto una investigación sobre su fichaje por el banco Goldman Sachs y haya decidido retirar el "acceso privilegiado" al expresidente del órgano ejecutivo de la UE.

En una carta remitida a su sucesor al frente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a la que tuvo acceso el diario 'Financial Times', Durao Barroso defiende su decisión de incorporarse al banco estadounidense como asesor, un fichaje que ha desencadenado una oleada de críticas en la UE.



"Se ha afirmado que el mero hecho de trabajar para Goldman Sachs plantea cuestiones de integridad", plantea el expresidente luso de la Comisión, quien defiende que "las reglas son claras y deben ser respetadas" y por lo tanto "estas reclamaciones carecen de fundamento y son totalmente inmerecidas". "Son discriminatorias contra mí y contra Goldman Sachs", añade.

La Comisión Europea ha decidido investigar las implicaciones éticas del fichaje de su expresidente, José Manuel Durao Barroso, como asesor de Goldman Sachs, después de las críticas hechas públicas la semana pasada por la Defensora del Pueblo de la UE.

Además, en una decisión sin precedentes, Barroso perderá el "acceso privilegiado" a la institución, que le corresponde como antiguo alto cargo, y pasará a ser considerado como un 'lobista' en sus contactos con la Comisión y sus miembros.

"Si bien en principio no tengo objeción a la referencia al Comité (Ético), me preocuparía que la decisión sobre mi estatus ya haya sido tomada (...) Si tal fuera el caso, me gustaría comprender cómo se ha adoptado, por quién y sobre qué base", continúa Barroso.

Además, el político portugués considera que las medidas adoptadas no sólo son discriminatorias, sino que "parecen ser incongruentes con otras decisiones tomadas sobre miembros de la Comisión".

Bruselas estudia la carta

Después de dos meses defendiendo que el fichaje de Barroso se produjo de acuerdo a las normas comunitarias, la Comisión Europea anunció esta semana la apertura de una investigación por parte del Comité Ético y la suspensión de los privilegios protocolarios para el político luso, que pasaba a ser considerado lobista.

Bruselas justificó este cambio de posición en parte por la alarma creada en la opinión pública y las críticas recibidas, una reacción que no tuvo el fichaje de la exvicepresidenta comunitaria en la era de Barroso Neelie Kroes -entonces responsable de Telecomunicaciones y ahora fichada por Uber-, cuya situación no será sometida al mismo escrutinio por la Comisión.

Para ello, Juncker pidió a Durao Barroso "aclaraciones", pero también que remitiera su contrato con la firma estadounidense para analizar si existe conflicto de intereses.

Fuentes del Ejecutivo comunitario han confirmado que sus servicios han recibido la carta de réplica del expresidente, pero no el contrato con Goldman Sachs que le fue solicitado. "Estudiaremos con atención la carta", han indicado.