Publicado: 22.02.2014 18:00 |Actualizado: 22.02.2014 18:00

Duros disturbios en Nantes en las protestas contra la construcción de un aeropuerto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de personas se manifestaron este sábado contra la construcción de un nuevo y gran aeropuerto cerca de Nantes (oeste de Francia), en una protesta que registró incidentes violentos y acabó dispersada con cañones de agua y lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la policía.  La manifestación tuvo lugar dos meses después de la publicación de un decreto de la prefectura que autorizaba el inicio de los trabajos de diagnóstico previos a la construcción, que todavía no han comenzado.

Los disturbios se desataron en la parte final del cortejo, con el lanzamiento de objetos contra los agentes desplegados para controlarla, entre los cuales, según cifras oficiales, hubo tres heridos.

El plan de construir un nuevo aeródromo para sustituir al actual de Nantes, saturado y sin posibilidad de ser ampliado, se contemplaba desde hace más de 40 años y el ahora primer ministro Jean Marc Ayrault, alcalde de la ciudad desde 1989 hasta su nombramiento como jefe de Gobierno, se ha convertido en uno de sus principales defensores.

Pero casi seis de cada diez de franceses, según un sondeo publicado hoy por el instituto demoscópico Ifop, se oponen a ese proyecto, que recibe el respaldo de apenas un 24% de la población, frente a un 20% de indecisos. La pregunta lanzada por Ifop para llegar a ese resultado cuestionaba si teniendo en cuenta "el impacto económico, ecológico y climático", la construcción del nuevo aeropuerto de Notre-Dames-des-Landes debía mantenerse.

Vecinos, agricultores y ganaderos de la zona, que también participaron en la protesta, a los que se han sumado ecologistas y grupos de izquierdas, insisten en que el retraso temporal en su construcción se transforme en permanente. Una de las voces en contra que cobró hoy protagonismo fue la de la ministra de Vivienda, la ecologista Cécile Duflot, que en una entrevista en el diario Le Monde aseguró que de no estar en el Ejecutivo habría sido hoy una manifestante más.

"Mi oposición a este proyecto es antigua, nuestra participación en la mayoría no cambia nada. El tema no es político, es un medio para debatir la transición energética en un momento en que cuesta encontrar fondos para invertir", señaló en el vespertino.