Público
Público

EEUU La cara más inhumana de la política antimigración de Trump muestra a niños enjaulados y separados de sus padres

Medio planeta se muestra horrorizado por las imágenes de la separación de padres e hijos —muchos de corta edad, todos enjaulados— que están teniendo lugar en EEUU; incluso la primera dama, Melania Trump, en una de sus rarísimas intervenciones públicas. Mientras, Donald Trump defiende estas medidas para deportar en la frontera a las familias que tratan de cruzar. Hoy el presidente de EEUU recibe a los reyes de España en Washington.

Publicidad
Media: 2.83
Votos: 6

Los solicitantes de asilo centroamericanos esperan la decisión de los agentes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos/AFP

En un lugar en el sur de EEUU está teniendo lugar una de las medidas más crueles que puedan imaginarse: la separación de padres deportados y sus hijos, que han sido mostrados al mundo en el interior de jaulas. En la localidad de McAllen (Texas) se han separado a un total de 1.174 niños de sus padres desde que se anunció la nueva política a primeros de mayo por el fiscal general del Estado Jeff Sessions de separar a los niños de los adultos mientras se procesa su entrada en EEUU.

Las imágenes de los niños separados de sus padres y encerrados en jaulas, unido a documentos como el publicado por ProPublica, en el que se puede escuchar el llanto desgarrador de varios menores y las mofas de un guardia de seguridad, han horrorizado incluso a la mismísima primera dama del país, Melania Trump.

"La señora Trump odia ver a los niños separados de sus familias (...). Ella cree que tenemos que ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que gobierne con corazón", dijo la portavoz de la primera dama, Stephanie Grisham.

Estados Unidos ha puesto en marcha en los últimos meses una política de "tolerancia cero" que implica que quienes cruzan la frontera de forma ilegal sean procesados por la vía criminal, lo que lleva a que quienes acceden con menores sean separados de estos; una medida más dentro de las crueles políticas contra la inmigración ilegal impulsada por el presidente estadounidense, Donald Trump.

La propia Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) instó a Estados Unidos a dar prioridad a la unidad familiar y a no separar a los niños de sus padres, tras entrar estos como indocumentados por la frontera sur del país."Hay maneras eficaces de asegurar el control fronterizo sin crear un trauma psicológico duradero para las familias por la separación de niños de sus padres", señaló en un comunicado el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

Grandi recalcó que un creciente número de familias de Centroamérica se ha visto obligado a huir en los últimos años de la violencia en sus países, lo que incluye asesinatos, violaciones, secuestros y reclutamientos forzosos de menores por parte de pandillas.

"Estas familias buscan protección en países de la región", por lo que ACNUR instó a los gobiernos a trabajar juntos para hacer frente a la raíz de los problemas en Centroamérica y, al mismo tiempo, crear lugares seguros para las familias que huyen de la violencia y la persecución.

Trump contraataca

El presidente de EEUU, Donald Trump, elevó su discurso antiinmigración al asegurar que el país no se convertirá "en un campo de acogida de refugiados" a la par que criticó a Europa, en plena polémica por la separación de menores de sus familias tras cruzar ilegalmente la frontera con México.

"Estados Unidos no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados. Lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares, no lo permitiré, no bajo mi vigilancia", dijo Trump en un acto en la Casa Blanca.

Migrantres retenidos cerca de McAllen, Texas. REUTERS/Loren Elliott

"Un gran error por parte de toda Europa es aceptar a millones de personas que radical y violentamente han cambiado su cultura", tuiteó el mandatario, que dedicó parte de la mañana a enviar mensajes a través de esta red social.

En concreto, citó el caso de Alemania, donde dijo que "el pueblo alemán está dando la espalda a sus gobernantes debido a que la inmigración está sacudiendo la débil coalición de Berlín", y agregó que "la criminalidad está subiendo", pese a que las cifras demuestran que se ha reducido en los últimos años.

En otro mensaje, Trump apuntó que "algunos de los peores criminales" del mundo "usan" a niños inmigrantes para entrar en el país. "¿Dónde está el clamor por los asesinatos y crímenes causados por pandilleros y matones, incluida la banda (centroamericana) MS-13, entrando en nuestro país de manera ilegal?", se preguntó.

No pedirán disculpas

Poco antes, la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, afirmó que el Gobierno no pedirá "disculpas" al asegurar que "las acciones ilegales tienen consecuencias". "No pediremos disculpas" por la separación de niños de sus familiares en la frontera con México, afirmó en un discurso ante la Asociación Nacional de Sheriffs en Nueva Orleans (Luisiana).

Nielsen remarcó que aquellos que "comenten acciones ilegales tienen consecuencias", al margen de si están acompañados por menores de edad o no. "Este gobierno tiene un mensaje sencillo: si cruzas la frontera de manera ilegal, serás procesado", agregó la funcionaria. Además, instó "a no creer a la prensa" y señaló que los niños separados de sus familiares "están muy bien cuidados".

Migrantes retenidos cerca de McAllen, Texas. REUTERS/Loren Elliott

Poco después, ya en Washington, Nielsen afirmó que "no se está usando a los niños como peones", al ser preguntada en una conferencia de prensa por si el presidente estadounidense ha decidido separar a las familias para atraer la atención del Congreso y ofrecerles el fin de esa política a cambio de fondos para erigir el muro con México.

En los últimos días, el Ejecutivo ha ofrecido dispares y a veces contradictorias justificaciones sobre la normativa de separación de los menores, y Trump ha llegado a plantear el tema como una posible moneda de cambio en el marco de las discusiones en el Congreso para la reforma del sistema migratorio estadounidense.