Público
Público

EEUU y Rusia negocian con Irán su programa nuclear

Los representantes de estos países, más los de China, Reino Unido, Francia y Alemania, dialogarán durante dos días. Primer encuentro en años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo iraní ha iniciado este martes una ronda de reuniones de dos días con representantes europeos, de Estados Unidos, Rusia y China para relanzar las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán. Se trata de la primera toma de contactos a este nivel que se produce en años.

Alrededor de las 09.15 horas (07.15 GMT), las delegaciones llegaron al Palacio de las Naciones de Ginebra, sede europea de la ONU, donde tendrán lugar estos encuentros. Una hora antes, los equipos del grupo de países conocidos como el G5+1 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia, más Alemania) tuvieron una reunión previa de coordinación en un hotel cercano.

Esta serie de reuniones están precedidas de una gran expectativa por ser el primer encuentro formal sobre el expediente nuclear iraní tras el cambio de poder en Irán y la llegada del presidente Hasán Rohaní, con un perfil más moderado que su predecesor y quien ha expresado su voluntad de dejar atrás la confrontación con Occidente. Las autoridades iraníes adelantaron que esperan que al término de estos dos días de reuniones se haya producido un plan de negociación que indique claramente los pasos a seguir para resolver las preocupaciones de la comunidad internacional sobre los fines de su programa nuclear y garantizar que éstos son pacíficos.

En contrapartida, Irán espera obtener compromisos claros sobre el levantamiento progresivo de las sanciones internacionales que sufre y que han afectado a su economía. Los países occidentales ya señalaron hace meses a Teherán su disposición de levantar algunas de estas sanciones como la prohibición de comerciar en oro si acepta dar pasos para garantizar que su programa no persigue fines militares como dejar de enriquecer uranio al 20%o, retirar del país o reconvertir sus reservas de uranio enriquecido y el cierre de su planta subterránea en Fordo, aunque no levantaría en un primer momento el embargo al petróleo iraní.

Las autoridades iraníes han expresado de nuevo este domingo su rechazo a la posibilidad de que las reservas de uranio enriquecido con las que cuenta el país sean llevadas al extranjero, tal como proponen Estados Unidos y sus aliados. 'Por supuesto que vamos a negociar sobre la forma, la cantidad y los niveles de enriquecimiento, pero el traslado de material fuera del país es nuestro límite infranqueable', aseguró el viceministro de Asuntos Exteriores de Irán, Abbas Araqchi, según la televisión estatal iraní.

Por tanto, un acuerdo integral es un objetivo ulterior, como lo señaló en Ginebra una fuente diplomática estadounidense que participa en este proceso. 'Nadie debe esperar que haya un avance importante de la noche a la mañana. Estos asuntos son muy complicados (...) y la historia de desconfianza es muy profunda', indicó.

Los negociadores occidentales quieren ahora que el tono de apertura que utilizó el presidente iraní a finales del pasado septiembre al intervenir en la Asamblea General de la ONU 'se traduzca en ideas más específicas y concretas' sobre cómo todos pretenden 'avanzar' desde el punto en el que están. Está previsto que, en la primera parte del día, Irán presente las propuestas que ha anunciado a sus interlocutores y que estos evalúen si abarcan y ofrecen soluciones a sus preocupaciones.