Público
Público

Egipto pide el arresto del pastor Jones y de siete coptos

Son todos residentes en EEUU y están acusados de estar implicados en la elaboración del vídeo de Mahoma. Entre ellos, se encontraría el productor de la cinta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía General de Egipto ha decidido presentar ante un tribunal y ordenar la detención preventiva de ocho personas residentes en EEUU y acusadas de estar implicadas en el caso del vídeo ofensivo con el profeta Mahoma. Entre los acusados figura el pastor estadounidense Terry Jones y siete coptos (cristianos egipcios) de la diáspora, uno de ellos el supuesto productor de la polémica cinta, Elia Basily, (también conocido como Nakoula Basseley).

El fiscal general egipcio, Abdelmeguid Mahmud, ordenó que estas personas sean juzgadas en el Tribunal Penal de El Cairo, aunque no fijó fecha para el inicio del proceso. También pidió que se informe a Interpol de las medidas adoptadas para que los acusados sean arrestados, así como enviar una solicitud formal a las autoridades judiciales en EEUU para que los entreguen a Egipto para procesarlos.

El Ministerio Público egipcio acusa a Jones, conocido por sus amenazas de quemar el Corán, y a los siete coptos de burlarse del Islam y difundir informaciones falsas, y de cometer crímenes que perjudican a la unidad nacional egipcia y a su independencia. Además de Jones y Basily, entre los otros acusados se encuentra Moris Sadeq, abogado y fundador de la Asociación Copta en Washington; Nabil Adib Bisada, coordinador de comunicación en dicha asociación; y Morqos Aziz, presentador de programas religiosos en EEUU. Las acusaciones contra todos ellos están castigadas por la ley egipcia con penas que pueden llegar a la condena a muerte.

El pasado 12 de septiembre, la Fiscalía General egipcia ya ordenó incluir a estas personas en la lista de buscados por la justicia, después de que fueran interpuestas cinco denuncias por el vídeo considerado blasfemo por los musulmanes. Según las demandas, algunos coptos residentes en EEUU participaron con un grupo de actores extranjeros en la realización de esta cinta y en su difusión en las redes sociales de Facebook y Youtube.

La película, conocida como La inocencia de los musulmanes, ha desencadenado una ola de protestas en varios países, sobre todo de mayoría islámica, con ataques contra las embajadas estadounidenses en Libia, que acabó con la muerte del embajador estadounidense, Egipto, Sudán, el Yemen y Túnez. Precisamente, las autoridades tunecinas andan tras la pista de Abou Ayadh, líder del grupo salafista Ansaar al-Chariaa (partidarios de la sharia), acusado de ser uno de los principales instigadores de las protestas en la legación estadounidense en Túnez.