Publicado: 20.10.2015 14:03 |Actualizado: 20.10.2015 14:03

El entorno de la británica defensora de la libertad de prensa en Irak cree que fue asesinada y que no se suicidó 

La periodista de 50 años fue hallada ahorcada en el aeropuerto de Estambul este sábado. Las primeras informaciones apuntaron a un posible suicidio. Familiares y amigos piden una investigación internacional sobre lo ocurrido. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La británica Jacky Suttonen una imagen de la red social Facebook

La británica Jacky Suttonen una imagen de la red social Facebook

MADRID.- Jacky Sutton, experiodista de la BBC y directora de la Institute for War and Peace Reporting (IWPR) en Irak, llega tarde al embarque de su vuelo en el aeropuerto de Estambúl. Es sábado, son las 22 de la noche y el avión que debería haberla llevado a Erbil, capital de la región autónoma Kurda iraquí, ya ha despegado. Las cámaras de seguridad graban la conversación en el mostrador con los trabajadores de la compañía aérea, que recomiendan a la pasajera comprar otro billete. Minutos más tarde encuentran a Sutton ahorca en el baño con los cordones de sus propias zapatillas. La prensa turca publica en un primer momento que se trata de un suicidio.

Sin embargo, compañeros y amigos de Sutton rechazan completamente la tesis del suicidio y piden una investigación sobre los hechos. Los primeros en elevar la voz de alarma ha sido el propio Instituto que dirigía, que ha hecho público un comunicado en el que solicitan "esclarecer los hechos" y afirman que “las circunstancias de su muerte no están claras". 



El periodista iraquí Mazin Elías va un poco más lejos y asegura que alguien tuvo que "matar a Jacky". “Para ella era un reto vivir en Irak, pero seguía aquí. Estaba procurando una mejor vida para los demás. ¿Cómo va a suicidarse de este modo? ¡Es de locos!”, asegura el periodista declaraciones al Daily Mail. Idéntica opinión manifiesta Sudipto Mukerjee, directivo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, que señala: “Jacky era una viajera experimentada, es muy difícil de creer que se haya suicidado”. 

El investigador sobre yihadismo de la Quilliam Foundation, Charlie Winter, que se reunión con Sutton apenas una semana antes de su extraña muerte, señala que conoció a una mujer "feliz, motivada y centrada en su trabajo". Otra compañera de Sutton también pidió a través de Twitter "una investigación internacional y no sólo una local", uniéndose a las peticiones de otros compañeros  que exigen al Ministerio de Exteriores británico que se implique en tratar de desvelar qué ocurrió realmente. De momento, la Policía turca ya ha iniciado una investigación

Su predecesor, asesinado

Jacky Sutton fue nombrada directora del IWPR en junio, después de que su predecesor en el cargo fuera asesinado en mayo en un atentado con coche bomba en Irak. De hecho, Sutton se encontraba en Londres porque había regresado para asistir a un acto de homenaje a su predecesor. Según informa el diario ABC Sutton había manifestado ese mes de junio su temor a ser un objetivo de Estado Islámico mientras trabajaba en Erbil, lo que la hizo extremar las medidas de seguridad.

La IWPR es una institución británica cuyo objetivo es fomentar la cultura de la paz en los países en conflicto. En Irak, la institución estaba velando por la protección y seguridad de los periodistas locales.