Publicado: 30.12.2016 08:32 |Actualizado: 30.12.2016 08:33

Entra en vigor la tregua en Siria tras varios enfrentamientos

El pacto fue mediado por Rusia y Turquía. EEUU también da su visto bueno.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Tropas sirias se reúnen alrededor de una fogata en Alepo. - EFE

Tropas sirias se reúnen alrededor de una fogata en Alepo. - EFE

MADRID.- La nueva tregua en Siria ha dado comienzo. El alto el fuego, mediado por Rusia y Turquía y que forma parte de un acuerdo más ambicioso para poner fin al conflicto en el país árabe, ha sido aceptado, no sin diferencias, por el Gobierno de Bashar al Asad y los principales grupos opositores. 

El inicio del pacto, no obstante, fue precedido por una serie de ataques y enfrentamientos. Un intenso bombardeo aéreo y de artillería de tropas leales a Al Asad contra la región de Guta Oriental, principal feudo de los rebeldes en las afueras de Damasco, causó al menos 23 muertos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La mayor parte de las víctimas, 14, perdieron la vida en Duma.

Otras cuatro personas, todas ellas de una misma familia, perecieron en la población de Arbín, otras dos en Harasta y dos en Saqba, y una más en Zamalka. Asimismo, a lo largo del día varios proyectiles de mortero cayeron en barrios del centro de Damasco, entre ellos en la zona donde se encuentra la embajada rusa.

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció este jueves que las dos partes han firmado tres documentos para tratar de avanzar en la resolución del conflicto. El primero contempla un alto el fuego en todo el territorio sirio y el segundo incluye una serie de medidas para vigilar su cumplimiento y que correrán a cargo de Rusia y Turquía.

El último acuerdo recoge "la voluntad para iniciar negociaciones de paz". El enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, había señalado el 8 de febrero y la ciudad Ginebra como fecha y ubicación para reanudar el diálogo, pero el nuevo pacto opta por la capital de Kazajistán, Astaná, como sede. A este respecto, el ministro de Exteriores de Siria, Walid al Moualem, ha asegurado que existe una posibilidad "real" de llegar a un acuerdo político que ponga fin a casi seis años de guerra que han dejado unos 250.000 muertos y millones de desplazados y refugiados.

Las partes han dejado claro que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) no tiene ninguna relación con la tregua, pero difieren, sin embargo, en la inclusión o no del Frente de la Conquista del Levante (antiguo Frente al Nusra, exfilial siria de Al Qaeda). Para las autoridades sirias, la Conquista del Levante, que en varias partes del país lucha junto a otras facciones rebeldes, está excluida del pacto. Sin embargo, para la oposición armada, todo territorio en el que ellas están presentes queda enmarcado en el cese de hostilidades.

Asimismo, la tregua también excluye a las Unidades de Protección Popular (YPG), los kurdos sirios, a los que Turquía considera igualmente terroristas.  Además, la milicia islamista Ahrar al Sham ─uno de los grupos de la oposición siria con mayor poderío militar─ ha aclarado que tiene ciertas reservas sobre este acuerdo y, en consecuencia, ha decidido no firmarlo, por lo que también queda al margen de la tregua.

El acuerdo, mediado por Rusia y Turquía, evidencia la creciente influencia de estos dos países en la región. El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha desplazado a Estados Unidos como interlocutor internacional del Kremlin para el conflicto sirio. Pese a ello, la Casa Blanca ha valorado como "positivo" este entendimiento bilateral. "Cualquier esfuerzo que frene la violencia, salve vidas y cree las condiciones para unas nuevas y productivas negociaciones políticas es bienvenido", ha asegurado el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, en un comunicado.