Público
Público

Erdogan: "La ONU debe izar la bandera de Palestina"

El 'premier' turco proclama que esa causa "es la de la dignidad humana"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro turco, Tayyip Erdogan, afirmó ayer en El Cairo ante los ministros de Exteriores de la Liga Árabe que el reconocimiento de un Estado palestino no es simplemente una 'opción' de la comunidad internacional sino una 'necesidad' ineludible.

'Hemos de trabajar de la mano de nuestros hermanos palestinos. La causa palestina es la causa de la dignidad humana', proclamó Erdogan. 'Ha llegado el momento de izar la bandera palestina en la ONU. Icemos la bandera palestina y que esa bandera sea el símbolo de la paz y la justicia en Oriente Próximo'.

'La mentalidad de Israel es el obstáculo para la paz', dice Erdogan

Erdogan pronosticó que antes de que termine el año 'veremos a Palestina en una situación muy diferente', aludiendo a la iniciativa que los palestinos quieren presentar ante la ONU este mes de septiembre para que el organismo internacional reconozca un Estado en las fronteras de 1967, una propuesta que cuenta con la oposición de Israel, de EEUU y de algunos países europeos.

La Autoridad Nacional Palestina reiteró ayer que presentará la iniciativa ante el Consejo de Seguridad a pesar de que Washington ya ha dicho que la vetará. La idea de los palestinos es presentar su plan ante el Consejo de Seguridad periódicamente y señalan que ha habido otros países, como Portugal, a los que la ONU les ha rechazado varias veces el reconocimiento.

Erdogan fue recibido en El Cairo como un auténtico héroe por unos representantes árabes entregados, que a menudo ovacionaron su discurso, en el que defendió la necesidad de que Egipto y los demás países árabes realicen reformas políticas y se rijan por sistemas democráticos, como les piden sus ciudadanos.

El primer ministro turco visitará Libia y Túnez, pero aplaza su viaje a Gaza

'Las legítimas demandas de la gente no pueden reprimirse mediante la fuerza y la sangre', advirtió en aparente referencia a Siria. 'La libertad, la democracia y los derechos humanos deben servir de lema para el futuro de nuestro pueblo'. Sin embargo, el primer ministro turco apuntó sin rodeos, en una entrevista publicada ayer, que Siria puede estar al borde de una guerra civil entre suníes y alauies,

Según algunos analistas, la visita de Erdogan, que viajará a continuación a Libia y Túnez, ha suscitado cierto malestar en sectores de las clases dominantes árabes, que temen que las continuas criticas a Israel exciten a sus poblaciones y recelan del papel de liderazgo que pretende Turquía.

La Autoridad Palestina acudirá ante la ONU pese al rechazo de EEUU

Había un gran interés en ver qué decía sobre Israel y Erdogan no defraudó al auditorio. En las últimas semanas, el primer ministro turco ha recalcado que el Estado judío se comporta como un 'niño malcriado' al que se le permite todo y que cuando recibe críticas responde automáticamente acusando a la otra parte de 'antisemitismo'.

'El obstáculo para la paz en la región es la mentalidad del Gobierno israelí. El pueblo de Israel está siendo bloqueado' por su Gobierno, recalcó Erdogan. 'Israel sólo romperá su soledad cuando se comporte como un Estado razonable, responsable, serio y normal', señaló, y 'cuando deje de bloquear a su propio pueblo a través de políticas que no son propias de los tiempos que corren'.

Además, indicó que 'Israel cree estar por encima de la ley', y 'actúa de manera irresponsable y no duda en aplastar la dignidad humana y la ley internacional abordando convoyes internacionales que sólo transportan comida y juguetes para niños'.

Erdogan reiteró las tres condiciones que el Estado judío debe cumplir para normalizar las relaciones con Turquía: pedir disculpas por el abordaje de la Flotilla de la Libertad en 2010, en el que murieron nueve activistas turcos; indemnizar a las familias de los fallecidos y poner fin al bloqueo de la franja de Gaza, un asedio que se ha aliviado parcialmente en los últimos meses, precisamente a raíz del incidente de la Flotilla.

Durante las últimas semanas se había barajado la posibilidad de que Erdogan, que se presenta como un islamista moderno y democrático, viajase a la franja de Gaza, una posibilidad que habían alimentado los medios turcos y el Gobierno de Hamas en Gaza. No obstante, el primer ministro turco anunció que posponía el viaje hasta una nueva oportunidad. Los motivos del aplazamiento no están claros, aunque es probable que Estados Unidos haya presionado a la cúpula militar egipcia para impedir la visita de Erdogan.

La crisis de la Flotilla ha servido para que Turquía cambie su estrategia y sus intereses en Oriente Próximo, a pesar de que la nueva dirección que Erdogan ha dado al timón haya suscitado preocupación en Jerusalén y Washington. Esto se ha podido ver en la actitud de Ankara con respecto a la iniciativa del Estado palestino, que para el presidente Barack Obama es una simple 'distracción' y los turcos consideran 'necesaria'.