Público
Público

Dos españolas pertenecientes al Daesh que regresaban a Europa desde Siria son detenidas en Turquía

Las dos arrestadas viajaban con sus hijos. Una de ellas es la esposa del yihadista Kokito Castillejos, conocido por la extrema dureza de las imágenes que difundía en Internet, donde llegó a posar con cinco cabezas cortadas.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:

Una de las mujeres detenidas en Turquía es la esposa del sanguinario yihadista 'Kokito Castillejos'. Europa Press

MADRID.- Las autoridades turcas han detenido a dos mujeres de nacionalidad española pertenecientes a DAESH que viajaban hacia Europa junto con los hijos de ambas de muy corta edad después de partir desde Ceuta hacia Siria en 2014.

Las dos arrestadas, sobre las que la Guardia Civil había instado una Orden Internacional de Detención, habían partido desde Ceuta hacia Siria en 2014 en compañía de sus esposos, dos destacados yihadistas que han protagonizado decenas de asesinatos, según ha informado el Ministerio del Interior. Se trata de Fatima Akil Laghmich y Asia Ahmed Mohamed, de 21 y 26 años, respectivamente.

Desde entonces, habían permanecido en el epicentro del territorio controlado por DAESH incardinadas en sus estructuras. La operación se ha desarrollado en colaboración con la Jefatura de Información de la Guardia Civil y bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción número 1 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El nivel de adoctrinamiento en el extremismo terrorista experimentado durante este período por las detenidas y su vinculación con miembros muy destacados y conocidos de DAESH las convierte en elementos "extraordinariamente valiosos para la organización terrorista, especialmente en el entorno español y marroquí", según Interior.

En este sentido, la amenaza para la seguridad pública que suponen los individuos radicalizados que viajan a zona de conflicto para unirse a grupos terroristas, hace que las fuerzas de seguridad mantengan un continuo esfuerzo de control y seguimiento de las actividades que estas personas desarrollan durante su permanencia dentro de estas estructuras terroristas, con el fin de minimizar tanto el riesgo de que puedan regresar a España como que puedan inducir a otros a la comisión de acciones terroristas en nuestro país o contra intereses españoles en el exterior.

Una de las detenidas, casada con el yihadista 'Kokito Castillejos'

Una de las dos mujeres detenidas, Assia Ahmed, se casó con el yihadista de origen marroquí Mohamed Hamaduch, conocido como Kokito Castillejos, y conocido por la extrema dureza de las imágenes que difundía en Internet, donde llegó a posar con cinco cabezas cortadas.

Este terrorista, cuyo nombre real es Mohamed Hamaduch, se casó con esta joven ceutí. Ambos viajaron hasta el territorio dominado por el Estado Islámico, donde nació el hijo de ambos, el considerado como primer niño español nacido en el Califato. Las fuerzas de seguridad española lo dieron por muerto en Siria en 2015.

Kokito Castillejos, que en las redes sociales también se hacía llamar Abu Tasmin el Magrebí, tenía entre 28 y 29 años, llevaba en Siria desde el año 2013 y era un gran conocedor de España, en concreto del barrio ceutí de El Príncipe, donde se relacionó entre círculos radicales.

Natural de la ciudad marroquí de Castillejos, trabajó como mecánico. Saltó a la fama como yihadista radical por publicar una foto suya en las redes sociales posando con cinco cabezas cortadas de soldados del presidente sirio Bashar Al Assad.

La extrema crueldad de 'Kokito Castillejos' quedó acreditada en otras de sus apariciones en la red donde se le veía fotografiando a un niño que, sonriente, sujetaba otra cabeza degollada rodeado de más niños que asisten a la escena. Muchas de esas publicaciones eran jaleadas por numerosos jóvenes que le seguían en la red, entre ellos algunos ubicados en España o Marruecos.

Cinturón de explosivos como dote

Tenía admiradores que manifestaban abiertamente su deseo de seguir sus pasos. Kokito estudió en 'Abi rabi3 Sabti' de la ciudad de Castillejos, de la que han surgido otros yihadistas de origen marroquí desplazados a zonas de conflicto.

Assia Ahmed se casó por poderes con el yihadista, que le regaló a ella como dote un cinturón de explosivos. La relación sentimental comenzó en 2014 a través de Internet, aunque no se descarta que se conociesen antes en Castillejos, cuando la joven estuvo en una tienda en la que trabajó Kokito.

El contacto entre ambos se inició a partir de que el hermano de la joven luchara junto a Kokito en Siria, donde posteriormente también falleció. Younes Ahmed Mohamed, conocido con el alias de El Esponja, habría muerto en una acción de combate en Siria con unos 19 años.

Más de dos años de investigación

La investigación desarrollada por los especialistas del Servicio de Información de la Guardia Civil, que ha culminado con la detención de estas dos personas, se ha prolongado durante más de dos años en los que ha resultado fundamental la permanente cooperación bilateral con las autoridades y fuerzas de seguridad de Turquía, además de la colaboración de varios servicios de inteligencia aliados con los que la Guardia Civil mantiene una dilatada e intensa cooperación.

Desde la elevación al nivel 4 de Alerta Antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, la Guardia Civil ha potenciado todas las investigaciones relacionadas con las estructuras de captación y envío de terroristas a zonas de conflicto, habiendo redoblado el ya intenso intercambio de información operativa con los principales servicios de inteligencia occidentales y, especialmente, en lo referente a aquellas vinculaciones detectadas entre residentes en España y otras personas encuadradas en grupos terroristas en el exterior, que suponen en la actualidad una de las principales amenazas sobre los países occidentales.

Desde 2015, año en el que el Ministerio del Interior elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA-4), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a un total de 177 terroristas yihadistas.

El Ministerio del Interior recuerda que, a través de la iniciativa STOP RADICALISMOS, los ciudadanos pueden colaborar a través de una serie de canales a su disposición para que, de forma confidencial y segura, notifiquen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad posibles casos de radicalización en su entorno a través de la página web, la aplicación móvil de alertas de seguridad ciudadana Alertcops y el teléfono gratuito 900 822 066.