Público
Público

Los estudiantes chilenos se niegan a volver a clase

Piñera invierte un 7,2% más en Educación ante su exigencia de gratuidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las protestas por mejorar la educación en Chile tuvieron el jueves una de sus jornadas más violentas. Los estudiantes se enfrentaron con la Policía durante casi cuatro horas al finalizar una multitudinaria marcha por las calles del centro de la capital, Santiago.

Los universitarios y alumnos de secundaria llevan más de cuatro meses de movilizaciones para exigir mejor calidad y la gratuidad de la educación del país suramericano. Esta semana, el Gobierno del multimillonario conservador Sebastián Piñera accedió a instalar una mesa de diálogo con las agrupaciones de estudiantes, a pesar de que estos no accedieron a retornar a las clases.

Los alumnos no se fían de la palabra del Gobierno y exigen medidas concretas

La manifestación comenzó a las diez de la mañana en la Alameda. Los cerca de 80.000 concurrentes marcharon de forma pacífica. Una hora y media después, miles de jóvenes traspasaron la delimitación, que no se encontraba físicamente señalada, y continuaron andando. La Policía llegó para detenerlos y se produjo una batalla campal.

Los jóvenes lanzaron piedras y cócteles molotov a las fuerzas del orden, que respondieron con manguerazos y gases lacrimógenos. El resultado de los enfrentamientos fueron cuatro civiles entre ellos, un cámara de televisión y diez policías heridos, así como 114 detenciones.

Por la tarde, se inauguró la mesa de diálogo entre el Gobierno y los dirigentes estudiantiles. La primera intervención la hizo el ministro del ramo, Felipe Bulnes, quien directamente preguntó a los jóvenes por qué no deponían su actitud o sea, la paralización del año escolar si el Ejecutivo había accedido a sentarse a conversar y a ralentizar los proyectos de ley sobre educación que había enviado al Congreso.

Si se pierde el año escolar, los centros tendrán que asumir a 80.000 repetidores

Los estudiantes aseguraron que no sentían confianza en el Gobierno y que retomarían las clases una vez que haya algunas respuestas concretas del Gobierno. De continuar paralizados, existe gran riesgo de que el año escolar, que en los países del cono sur va de marzo a diciembre, se pierda y los institutos deban asumir cerca de 80.000 repetidores.

El Gobierno y los estudiantes se darán una segunda cita el próximo miércoles. La dirigente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, la comunista Camila Vallejo, afirmó: 'En esta primera cita hemos logrado hacer prevalecer una de nuestras principales demandas: la gratuidad de la educación pública'.

Sebastián Piñera anunció la noche de jueves las principales líneas del Presupuesto para la Nación 2012. El presidente chileno aseguró que la educación tendrá prioridad, por lo que aumentará los ingresos destinados a ese sector en 7,2% respecto del año anterior. Es decir, alcanzará los 11.650 millones de dólares.

El acercamiento que facilitó el Gobierno llevó a que cuatro estudiantes de enseñanza media que mantenían una huelga de hambre abandonaran su medida de presión tras 71 días de ayuno.