Publicado: 31.03.2014 14:35 |Actualizado: 31.03.2014 14:35

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert, declarado culpable de aceptar sobornos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert ha sido declarado culpable de aceptar sobornos en un caso de corrupción urbanística cuando era alcalde de Jerusalén. Un tribunal del distrito de Tel Aviv dictaminó que Olmert participó de "un sistema político corrupto que se deterioró con los años... y en los que centenares de miles de shekels fueron transferidos a funcionarios electos".

Olmert ha negado los cargos que se le imputan en este caso, así como otras acusaciones de corrupción que llevaron a su dimisión como primer ministro en 2008. El tribunal de Tel Aviv ha fijado que los abogados podrán presentar sus alegatos sobre los condenados en este caso el próximo 28 de abril. Olmert, que tiene 68 años de edad, recurrirá su condena, según ha anunciado su portavoz, Jacob Galanti.

"Olmert intentó mancillar el nombre de un testigo del estado y mintió en la corte", ha asegurado el juez David Rosen. "Rechazo por completo el relato de los hechos de Olmert", ha añadido. "El testigo del estado compró los servicios de Ehud Olmert. El testigo transfirió 500.000 shekels (unos 228.000 euros) a Yossi Olmert (hermano del ex primer ministro) por petición de Ehud Olmert", ha relatado el magistrado.

Se trata del escándalo conocido como Holyland, un complejo de miles de viviendas de lujo en un cerro del sur de Jerusalén, de cuyos promotores Olmert recibió sobornos para autorizar su construcción. El ex primr ministro concedió autorizaciones municipales a varios proyectos de construcción en Jerusalén entre 1993 y 2003, cuando era alcalde de la ciudad santa. Hace dos años, la Fiscalía aseguró tener pruebas de que a cambio de estas autorizaciones extraordinarias para que los constructores se excedieran de los permisos normales de la Comisión Urbanística municipal, Olmert y otros altos funcionarios obtuvieron sumas millonarias.

El juez rechazó la solicitud de la Fiscalía de posponer el veredicto dos semanas después de que en los últimos días la exdirectora de la oficina de Olmert Shula Zaken, también implicada en el caso de corrupción urbanística, ofreciera nueva información que implicaba a Olmert por supuesto soborno. Zaken entregó a la Fiscalía una grabación en la que Olmert supuestamente trató de convencerla de que no firmara un acuerdo como testigo de cargo. La unidad antifraude de la Policía ha abierto una nueva investigación sobre Olmert, quien podría enfrentarse además los cargos de obstrucción a la justicia e intimidación a un testigo.

El caso Holyland estalló después de que Olmert abandonara formalmente la jefatura del Gobierno israelí a principios de 2009, a la que llegó en enero de 2006 por la incapacidad física de su predecesor, Ariel Sharón, quien sufrió un derrame cerebral. La gestión de Olmert, un moderado y pragmático político derechista que se salió de las filas del nacionalista Likud para integrar el Kadima en 2005, se caracterizó por los avances en las negociaciones de paz con los palestinos. Ese diálogo, sin embargo, se vio truncado en la segunda mitad de 2008 por sucesivos escándalos de corrupción que le salpicaban y por la posterior ofensiva militar contra Gaza conocida como "Plomo Fundido".

Además del Holyland, Olmert fue llevado a juicio por otros casos: en el primero fue declarado inocente de recibir sobornos por una corte de Jerusalén en 2012; y en el segundo, culpable de abuso de poder por el nombramiento de un allegado a un cargo público que requería un concurso. La Fiscalía cerró ese año otro caso contra Olmert que se remontaba a cuando fue ministro de Industria y viceprimer ministro, cargos desde los que supuestamente aprovechó su estatus para beneficiar a activistas del Likud.