Público
Público

Expulsados diputados neonazis griegos al grito de "heil Hitler"

Uno de los miembros de Amancer Dorado llamó "cabras" al grupo de la oposición Syriza, en pleno debate sobre los delitos racistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El partido neonazi griego Amanecer Dorado protagonizó hoy una algarabía en el Parlamento de Atenas y tras ser expulsado uno de sus diputados por insultar al líder de la oposición izquierdista, otro de los parlamentarios gritó varias veces 'Heil Hitler'.

El incidente se produjo durante un debate sobre el proyecto de ley que prevé endurecer las penas para delitos racistas, en cuyo curso el diputado ultraderechista Panayiotis Iliópulos tachó de 'cabras', 'bandas' y 'vendidos' a otros parlamentarios, y particularmente al líder de la oposición, Alexis Tsipras, del partido izquierdista Syriza.

Al no cesar los insultos, el presidente de la cámara en funciones decidió expulsar a Ilópulos del hemiciclo, lo que provocó la protesta generalizada de Amanecer Dorado, cuyos diputados decidieron abandonar en grupo la sala.

En medio del griterío, se pudo escuchar tres veces la exclamación 'Heil Hitler', frase que algunos testigos atribuyeron al jefe del grupo parlamentario de este partido de extrema derecha, Jristos Papas. Amanecer Dorado cuenta con 18 diputados en el Parlamento

Amanecer Dorado, que cuenta con 18 diputados en el Parlamento, no se describe a si mismo como partido neonazi, sino como nacionalista.

El Ministerio de Justicia griego ha preparado una nueva ley que endurece considerablemente las penas sobre los actos racistas, una medida destinada a combatir precisamente el auge de Amanecer Dorado.

La nueva ley contempla prevé penas de entre 3 meses y 6 años de cárcel, multas de hasta 20.000 euros y la privación de los derechos políticos hasta un máximo de tres años para aquellos que públicamente, sea de manera verbal o a través de los medios de comunicación o internet, promuevan el odio o los ataques contra grupos identificados por su raza, color, religión u orientación sexual.

El borrador de ley también prevé castigar la negación de crímenes contra la humanidad y genocidios, así como la propaganda y el uso de símbolos nazis y fascistas, y se considerará agravante la utilización del Parlamento para difundir este tipo de discursos.

En caso de que las ofensas sean cometidas por el líder, el portavoz o el representante de un partido político, la multa ascenderá hasta 300.000 euros y podría privar a la organización de recibir fondos públicos, lo que precisamente podría aplicarse al caso de hoy, si la ley hubiese estado ya en vigor.