Público
Público

Las FARC persisten en su lucha y buscan sucesor a Alfonso Cano

Márquez y Timochenko son los dirigentes mejor situados para reemplazar al líder guerrillero abatido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Iván Márquez o Timochenko? ¿Luciano Marín o Rodrigo Londoño? El estratega más mediático de las FARC contra el más belicista y radical. Ambos guerrilleros, que forman parte de la llamada Tercera Generación, son los mejor situados dentro del Secretariado de las FARC para reemplazar a Alfonso Cano, abatido por el Ejército colombiano hace 11 días. Una elección en la que Londoño, alias Timochenko, parte como favorito, por antigüedad y peso en la organización, pero en la que todos quieren intervenir. El primero, Juan Manuel Santos: 'Ningún cabecilla de las FARC estará seguro en ningún rincón del territorio'.

El presidente de Colombia ('mi nuevo mejor amigo', para Hugo Chávez) sabe bien lo que dice. El santuario venezolano para las FARC, tantas veces denunciado por el expresidente Álvaro Uribe y por la oposición local, ya no es lo que era. Cuatro años y un trascendental cambio de Gobierno en Bogotá distancian hasta casi el olvido el abrazo entre Chávez y Márquez en Miraflores. Tanto que el líder bolivariano ha preferido callar tras la muerte de Cano, olvidando que, tras el bombardeo del campamento de Raúl Reyes en Ecuador, asustó al continente entonando los vientos de guerra contra el país vecino.

Espías y observadores sitúan todavía a Márquez en Venezuela y a Timochenko en 'corredores estratégicos en la frontera', según fuentes de Inteligencia militar a las que tuvo acceso El Colombiano. 'Cuenta con la protección de 250 guerrilleros', afirman.

Otros servicios de Inteligencia, los de la Policía, le atribuyeron un intento de infiltración para promover disturbios en las recientes marchas estudiantiles en Bogotá.

Pareciera que todos quieren mover ficha en el tablero de las FARC, aprovechándose de las dificultades para que su Secretariado se comunique y, mucho más, se reúna. Algo casi imposible, pese a los rumores de los últimos días que situaban a dirigentes subversivos en una finca del fronterizo Apure venezolano.

Una cascada de informaciones ha vinculado al Gobierno de Venezuela con la guerrilla, pero siempre antes de la llegada de Santos. Así, El Nacional publicó ayer que las FARC intentaron vender 50 kilos de uranio a Chávez, según correos interceptados en el ordenador de Reyes.

Ya sea uno u otro el elegido, las FARC han dejado claro que continuarán la lucha armada. En un comunicado hecho público en internet el pasado fin de semana, ensalzan a Cano, 'un grande, un portento de hombre, un revolucionario de talla histórica'. Y delimitan los objetivos para su sucesor: 'Su sangre y su vida nos inspiran desde ya futuras victorias'.