Publicado: 24.03.2016 23:02 |Actualizado: 25.03.2016 12:47

Fernández Díaz sobre los atentados: "No hay mal que por bien no venga"

El ministro del Interior español hablaba así antes de la reunión cos sus homólogos europeos para acordar una estrategia de lucha y prevención contra el terrorismo después de las críticas de la Comisión Europea al respecto. No se aplicará hasta junio.

Publicidad
Media: 3
Votos: 8
Comentarios:
El ministro de Interior en funciones de España, Jorge Fernández Díaz y el ministro del Interior alemán Thomas de Maiziere, durante la reunión extraordinaria de ministros del Interior en el Consejo de Europeo en Bruselas, Bélgica.- EFE/Olivier Hoslet

El ministro de Interior en funciones de España, Jorge Fernández Díaz y el ministro del Interior alemán Thomas de Maiziere, durante la reunión extraordinaria de ministros del Interior en el Consejo de Europeo en Bruselas, Bélgica.- EFE/Olivier Hoslet

BRUSELAS.- La frase ha sido desafortunada. Más aún después de las críticas de la Comisión Europea al trabajo conjunto de los estados miembro de la UE en materia de lucha contra el terrorismo. En la cumbre de titulares de Interir en Bruselas, para acordar más cooperación, el ministro español, Jorge Fernández Díaz, tiraba de refrán: "Espero que podamos aplicar el dicho de que no hay mal que por bien no venga", aseguró antes de reunirse con sus homólogos.



Tras varias horas de reunión, los ministros comunitarios de Interior se comprometieron hoy a proponer medidas concretas en junio para mejorar la conexión entre las bases de datos y el intercambio de información, incluida la de inteligencia, tras los atentados de Bruselas de esta semana con 31 muertos y 316 heridos.

"Compartir inteligencia, compartir investigación, la interoperabilidad de las bases de datos de los diferentes Estados es absolutamente indispensable para poder actuar con eficacia y derrotar a los terrorista", sostuvo el ministro español de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, al término del encuentro extraordinario con sus homólogos de la Unión Europea (UE).

Reconoció que "compartir inteligencia no es fácil" y dijo que los países son "reacios" a poner en común este tipo de información, que puede incluir datos como desplazamientos sospechosos de un individuo, porque "nunca se sabe quién va a ser el último destinatario".

"Confianza y profesionalidad"

Para lograr avanzar en este sentido, subrayó, "la confianza y la profesionalidad son vitales".

Se han producido en los últimos meses dos atentados de extrema gravedad en París y en Bruselas y, sin embargo, "no hemos implementado en concreto ninguna medida a nivel comunitario", incidió Fernández Díaz.

"Hemos de adaptar la velocidad de respuesta de la UE a la velocidad que nos imponen los terroristas porque su ritmo condiciona la vida, la libertad y la seguridad de los ciudadanos", dijo, y afirmó que entre los veintiocho países comunitarios ahora existe "absoluta unanimidad en cuanto a necesidad de pasar de las palabras a los hechos".

El coordinador antiterrorista de la UE, Gilles de Kerchove, por su parte, explicó que para compartir inteligencia siempre hay unos límites porque hay que proteger datos y fuentes.

Detalló que lo que se debería hacer ahora es optimizar las plataformas comunitarias -como el sistema de información de Schengen o Europol- y estructurar los procesos.

El titular de Justicia belga, Koen Geens, apuntó a que además de en estos aspectos hay que avanzar en el intercambio pleno de información judicial, la puesta en marcha de equipos de investigación conjuntos y la posibilidad de acceder a las comunicaciones en internet.

Los ministros acordaron hoy una declaración conjunta en la que recogen estos compromisos y, además, adelantan que también en junio estudiarán cómo intensificar su cooperación con los proveedores de internet para contrarrestar la propaganda terrorista y para acceder a las comunicaciones sensibles.

Señalan, en concreto, que se tratará de "encontrar caminos" para "asegurar y obtener de forma más rápida y efectiva evidencias digitales", estrechando la cooperación tanto con terceros países como con empresas tecnológicas.

Por otro lado, se comprometen a aprobar en abril la creación de un registro europeo de pasajeros aéreos (PNR, en sus siglas en inglés).

El Consejo de la UE y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo provisional sobre esta medida el pasado mes de diciembre, pero aún tienen que oficializarlo.

La Comisión Europea (CE) presentó esta propuesta en febrero de 2011 y, una vez entre en vigor, aún tardará unos dos años en ser aplicada en la práctica.

El comisario europeo de Interior, Dimistris Avramopoulos, se mostró muy crítico con la reacción de los gobiernos nacionales frente a los atentados.

"Cada vez que nos reunimos tras tales ataques nos repetimos, pero los compromisos significan muy poco si no se actúa, si no se cumplen", recalcó.

"Algo tiene que cambiar", resaltó, "se lo debemos a nuestros ciudadanos".

El comisario resumió en dos ideas lo que hay que hacer en la próximas semanas y meses: mejorar el intercambio de información y poner en práctica todas las medidas que ya están sobre la mesa.

La declaración menciona expresamente medidas como el refuerzo de los controles en las fronteras exteriores del espacio Schengen, dificultar la compra de armas de fuego y extender el sistema europeo de antecedentes penales (ECRIS, en sus siglas en inglés) a países no comunitarios.

Asimismo, habla de combatir la falsificación de documentos y desarrollar la cooperación antiterrorista entre la UE y Turquía y los países del norte de África, Oriente Medio y los Balcanes occidentales.

"La Comisión Europea ha tomado algunas iniciativas para apoyar a los Estados miembros, pero me temo que hay falta de voluntad política, falta de coordinación y falta de confianza", sostuvo.