Publicado: 17.11.2015 11:28 |Actualizado: 18.11.2015 13:43

Todos financian al Estado Islámico

El Estado Islámico controla vastas extensiones de Irak y Siria en las que viven 8 millones de personas. Para financiar el califato, la organización obtiene dinero de distintas fuentes, principalmente por la venta de crudo, pero también de otras maneras, incluidas las donaciones voluntarias y los impuestos que cobra de la población.

Publicidad
Media: 4.18
Votos: 34
Comentarios:
El presidente ruso, Vladímir Putin, durante una rueda de prensa con motivo de la décima cumbre del G-20 celebrada en Turquía. EFE/Yuri Kochetkov
El presidente ruso, Vladímir Putin, durante una rueda de prensa durante la décima cumbre del G-20 celebrada en Turquía. EFE/Yuri Kochetkov
El presidente galo, François Hollande (izq), saluda al secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.  EFE/Ian Langsdon
El presidente galo, François Hollande (izq), saluda al secretario de Estado de EE.UU., John Kerry. EFE/Ian Langsdon
Soldados del Estado Islámico. REUTERS
Soldados del Estado Islámico. REUTERS

JERUSALÉN.- Vladimir Putin manifestó este lunes que en la cumbre del G-20 participan países que están apoyando al Estado Islámico (EI). No precisó si se refería a ayuda económica, militar o política, aunque podía haberse referido a cualquiera de ellas. Putin dijo que según la inteligencia de Rusia en todo el mundo hay 40 países financiando al EI. Sus palabras cayeron en el vacío y ninguno de los participantes se dio por aludido.

En la mesa de Antalia estaba sentado el representante de Arabia Saudí, un país que junto con otros del Golfo Pérsico, se ha caracterizado por ayudar al EI desde el primer momento. Los periódicos archivados en las hemerotecas del Golfo contienen entrevistas con hombres de negocios y de otros ámbitos, con sus correspondientes fotografías, que hasta hace muy poco tiempo declaraban públicamente su apoyo financiero al EI.

Todo parece indicar que ahora se hace con más discreción y que ya no se presume de ello. Sin embargo, estas personas no están en las puntillosas listas de colaboradores de “organizaciones terroristas” que elaboran Estados Unidos y Europa, unas listas que se han confeccionado a la medida de Hizbolá y Hamás, y no a la medida del EI.




El Estado Islámico se levantó con la asistencia de esos prohombres y de varios estados de la región que sienten un odio particular por todo lo que sea chií, y que consideran que el gobierno de Damasco, apoyado por Teherán, entra de pleno en esa categoría.

Este sentimiento tan extendido entre muchos suníes es algo que debiera combatirse desde Occidente pero no se hace. Es un odio que se manifiesta constantemente de mil maneras y periódicamente con la colocación de bombas en mezquitas chiíes.

Da la impresión de que ahora Arabia Saudí y sus aliados no contribuyen con la entrega de material militar al desarrollo del EI, aunque no hace mucho tiempo se hablaba de ello abiertamente, pero es significativo decir que Arabia Saudí y varios de sus aliados adquieren sus armas en Occidente.

Francia no hace mucho vendió, a cambio de suculentos contratos, armas a Arabia Saudí y sus aliados, que han cobijado al Estado Islámico

Son suculentos contratos, acuerdos multimillonarios, algunos de los cuales ha firmado Francia no hace muchas fechas. Venta de aviones, venta de carros de combate, venta de bombas y de cualquier tipo de armamento, que permiten que la industria armamentista francesa, como la de Estados Unidos, se mantenga viva y cree millares de puestos de trabajo.

Esas armas se utilizarán luego contra los chiíes de Yemen o de Siria, como se han utilizado contra los de Irak, pero eso es una cuestión de escasa relevancia. Lo importante es que la industria armamentista gala genere puestos de trabajo, aunque sea a costa de los chiíes, que, dicho sea de paso, no van por Europa cometiendo atentados o ataques suicidas.

En Antalia Putin mencionó que desde la altura los satélites se ven largas hileras de camiones cisterna que transportan petróleo del EI a los países vecinos, Turquía e Irak, lo que constituye la principal fuente de ingresos del EI. Ese petróleo se vende a un precio por debajo del mercado, de manera que todos salen ganando.

El mismo lunes el Pentágono manifestó que por primera vez la aviación aliada había bombardeado una caravana de 116 camiones cisterna en la región de Abu Kamal, al nordeste de Siria. La caravana se dirigía a Irak para vender petróleo, algo que se hace a diario y que hasta ahora nadie se ha preocupado de interrumpir.

Venta de crudo

A finales de 2014 Estados Unidos estimó que la principal fuente de recursos del EI se derivaba de la venta de crudo. El petróleo se transporta en camiones hasta Irak y Turquía desde donde se distribuye a otros países. Incluso el gobierno de Damasco, enemigo del EI, y los kurdos iraquíes, también enemigos del EI, necesitan comprar su petróleo, dándose la paradoja de que quienes combaten a la organización también son quienes la financian. Según el departamento de Estado, el EI ingresa alrededor de 1,6 millones de dólares diarios por este concepto.

El Estado Islámico
ingresa alrededor de 1,6 millones de dólares diarios por venta de crudo

Otros países que se benefician del crudo a un precio muy competitivo son Líbano y Jordania. Algunas estimaciones señalan que cada día salen del territorio controlado por el EI entre 30.000 y 80.000 barriles. El caos reinante en Irak desde la caída de Saddam Hussein en 2003 facilita mucho la distribución. Existen agentes especializados en su comercialización, de manera que quien lo adquiere a menudo desconoce su origen o simplemente cierra los ojos.

El precio de barril ha caído significativamente a menos de la mitad desde hace unos meses, de modo que los ingresos del EI también se han desplomado. Cuando el precio del barril rondaba los 100 dólares, el EI lo vendía a 30 o 40, lo cual convertía la transacción en un negocio redondo para todo el mundo. Ahora en los mercados internacionales el barril se cotiza a poco más de 40 dólares, con lo que el EI está perdiendo mucho dinero.

Donaciones e impuestos

Al margen del petróleo, y de acuerdo con el departamento de Estado, en países como Arabia Saudí, Kuwait y otros del Golfo Pérsico, había magnates que donaban millones de dólares al EI cada año, aunque este flujo se ha ralentizado básicamente porque estos países suníes ahora ven al EI como una amenaza para su estabilidad.

Para compensar estas pérdidas, el EI ha establecido una serie de impuestos sobre la población del territorio que controla en Irak y Siria, aproximadamente ocho millones de personas, a pesar de que la situación económica de la zona es desastrosa. Se estima que en concepto de impuestos el EI recauda unos 500 millones de dólares anuales.

Las acusaciones de Vladimir Putin en el sentido de que 40 países financian al EI deberían concretarse. Es necesario que la comunidad internacional esté al tanto de lo que ocurre y que los servicios de inteligencia no solo sirvan a los intereses de sus respectivos gobiernos sino al conjunto de la población, que tiene derecho a conocer cuestiones tan delicadas como esta.