Publicado: 07.07.2016 08:35 |Actualizado: 07.07.2016 08:35

La Fiscalía no imputará a Clinton por el uso de su correo privado

Loretta Lynch acepta la recomendación del FBI de no presentar cargos contra la ex secretaria de Estado de EEUU, aunque advierte de que fue "extremadamente" descuidada en la gestión de información clasificada.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La ex secretaria de Estado de EEUU y candidata demócrata, Hillary Clinton. EFE

La ex secretaria de Estado de EEUU y candidata demócrata, Hillary Clinton. EFE

MADRID. -La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, ha aceptado la recomendación del FBI de no presentar cargos contra la ex secretaria de Estado Hillary Clinton por el uso del correo electrónico privado para asuntos oficiales.

En su comunicado, Lynch ha apuntado que, tras reunirse con el director del FBI, James Comey, y con los agentes responsables de la investigación, ha aceptado la "recomendación unánime de que la investigación sea cerrada sin que se presenten cargos contra los investigados".

El martes, Comey afirmó que no iba a recomendar que se presenten cargos contra Clinton por este caso, aunque advirtió de que fue "extremadamente descuidada" en la gestión de información clasificada.

Según el director del FBI, a través del polémico servidor privado utilizado por Clinton se enviaron o recibieron 110 correos con información clasificada, con el riesgo que esto conlleva en caso de una posible intromisión de "actores hostiles".

Pese a que la decisión final quedaba en manos de Lynch, la propia fiscal general había indicado previamente que acataría las recomendaciones del FBI. Lynch aclaró este extremo tras mantener un encuentro privado con el expresidente Bill Clinton.

El equipo de campaña de Clinton -virtual candidata demócrata a las elecciones presidenciales del 8 de noviembre- expresó el martes su satisfacción tras las palabras de Comey, al tiempo que reconoció que fue un "error" y que "no volverá a ocurrir".



El caso de los correos

La existencia de esta cuenta de correo electrónico personal de Clinton fue descubierta gracias a una investigación de un comité de la Cámara de Representantes, que buscaba información sobre el ataque contra el consulado estadounidense en Bengazhi (Libia) -que se saldó con cuatro estadounidenses muertos, incluido el embajador- a través de la correspondencia de Clinton y sus ayudantes sobre el suceso.

En mayo, el propio Departamento de Estado reveló una investigación en la que concluyó que Clinton incumplió las normas gubernamentales al utilizar dicha cuenta privada de correo electrónico.

El informe, redactado por la Oficina del Inspector General y entregado a los congresistas, cuestionó las prácticas de Clinton en relación al uso del correo electrónico.

Clinton alegó que tenía permiso para utilizar su cuenta personal de correo y varios funcionarios coincidieron en que el equipo legal del Departamento de Estado había "revisado y aprobado" esta vía alternativa al oficial.

Sin embargo, la inspección del Departamento concluyó que no se había dado tal revisión, habida cuenta de que viola las reglas y supone "riesgos" en materia de seguridad.

Bajo la ley federal, cartas y correos electrónicos escritos o recibidos por funcionarios federales, como es el caso de la secretaria de Estado, se consideran "registros públicos" y deben ser retenidos para que los comités del Congreso, historiadores y miembros de los medios de comunicación puedan acceder a ellos, aunque hay excepciones a la ley para ciertos materiales clasificados y sensibles.