Publicado: 15.07.2016 23:11 |Actualizado: 16.07.2016 15:10

Al menos 265 muertos en el fracasado golpe de Estado en Turquía

El Ejército declaró la ley marcial y tomó los principales aeropuertos. Un avión tiró una bomba sobre el Parlamento y un helicóptero disparó contra la sede de los servicios secretos. Además, hay más de 1.400 heridos. Más de 1.500 militares han sido detenidos por su implicación en el golpe. Erdogan, quien estaba de vacaciones y pidió a los turcos que se resistiesen, ya ha regresado a Estambul. 

Publicidad
Media: 3.37
Votos: 46
Comentarios:
Militares turcos bloquan el acceso al puente del Bósforo, que comunica la parte europea de Estambul con el continente asiático. REUTERS/Stringer

Militares turcos bloquean el puente del Bósforo, en Estambul. / REUTERS

ANKARA.- Turquía vivió esta madrugada del sábado las horas más tensas de su historia reciente después de que el viernes, en torno a las 21.30 del viernes, un grupo de militares se sublevara en lo que resultó ser un fallido golpe de Estado contra el Gobierno del presidente, Recep Tayyip Erdogan. El presidente turco ha responsabilizado del golpe a su némesis, el clérigo residente en Estados Unidos Fetulá Gulén.

El levantamiento militar se ha saldado con unos 265 muertos. En una rueda de prensa ofrecida este sábado por la mañana, el primer ministro de Turquía, Benali Yildirim, desglosó el número de víctimas mortales: 161 entre leales al Gobierno y civiles. El jefe interino del Estado Mayor de Turquía, Ümit Dünar, declaró este sábado, que en el fracasado golpe de Estado también murieron 104 golpistas, lo que da una suma de 265 personas muertas.

Yildirim también informó de que 2.893 militares han sido detenidos, entre ellos dos generales. Previamente, durante el golpe, Yildirim había afirmado que los cabecillas de la asonada son unos 40 altos mandos, principalmente coroneles pero también un general, que habría muerto durante el golpe.



El golpe fracasó en buena parte porque miles de ciudadanos se echaron a la calle respondiendo así al llamamiento del Gobierno en la noche del viernes. El presidente Erdogan, que se encontraba de vacaciones en la costa egea turca, animó a los ciudadanos a tomar las calles e impedir la asonada. Los ciudadanos respondieron pero lo pagaron caro: 47 civiles han perdido la vida.

"El intento de golpe de Estado fue rechazado desde el inicio por la comandancia (del Ejército). Una solidaridad histórica en Turquía hizo fracasar el intento golpista", confirmó Ümit Dünar, alto responsable militar, nombrado esta madrugada jefe interino del Estado Mayor ante la detención temporal por parte de los golpistas de Hulusi Akar, quien sería liberado poco después.

El golpe se declaró al filo de las 22.00 horas, pero hasta cerca de las tres de la mañana (hora española), cuando el primer ministro y el Servicio de Inteligencia de Turquía (MIT) dieron por fracasada la intentona golpista, nada podía darse por seguro. Aunque a esa hora aún quedaban algunas bolsas de resistencia por parte de los militares rebeldes, a medida que avanzó la madrugada, las fuerzas rebeldes fueron entregándose.

"El intento de golpe ha fracasado. Casi ha terminado. En algunas bolsas hay aún pequeños enfrentamientos. El golpe está siendo rechazado pero hay algunos que resisten. A partir de mañana los responsables del intento serán juzgados por traidores", afirmó a los medios Nuh Yilmaz, subsecretario de prensa del MIT.

Hubo tro factor contribuyó a acelerar el fracaso de la intentona golpista: el presidente Erdogan, aterrizaba en el aeropuerto Atatürk de Estambul de madrugada, y allí mismo ofreció una rueda de prensa en la que anunció que los participantes en la asonada serían juzgados por alta traición.

Poco a poco, a partir de las tres de la mañana, las fuerzas golpistas se fueron retirando de sus posiciones. Los tanques que habían tomado posiciones frente al aeropuerto Atatürk, el más importante de Turquía, se retiraron, así como los soldados que custodiaban las instalaciones. El aeropuerto fue tomado por la Policía y por cientos de civiles.

Los medios informaron también de que un grupo de militares golpistas que habían ocupado uno de los puentes sobre el Bósforo en Estambul fueron conminados a rendirse. También se informó de que un caza había derribado uno de los helicópteros rebeldes. El propio Yilmaz aseguró que varios aparatos habían sido abatidos.

La televisión pública turca TRT, después de haber sido tomada por los alzados, volvió a emitir con normalidad de madrugada, una vez que los soldados abandonaron el edificio. En un comunicado que obligaron a leer a una presentadora, los golpistas aseguraron que habían tomado el poder en el país eurasiático al tiempo que declararon la ley marcial y el toque de queda en todo el territorio nacional. Según las imágenes retransmitidas desde el interior de la sede, cientos de personas celebraron la salida de los soldados.

Militares turcos hacen guardia en la Plaza Taksim de turquía mientras ciudadanos turcos ondean la bandera del país. REUTERS/Murad Sezer

Militares hacen guardia en la Plaza Taksim de Estambul mientras ciudadanos ondean la bandera del país. / REUTERS

"El Ejército se hizo cargo totalmente para restaurar la democracia... Todos los acuerdos internacionales estarán vigentes. Esperamos mantener nuestras buenas relaciones con todos los países", señaló en un comunicado el Estado Mayor del Ejército.

La cúpula militar calificó al presidente turco como un "traidor" y lo ha acusado de haber establecido un "régimen autoritario del miedo". El mandatario, que se encontraba de vacaciones fuera de Ankara, pidió a los turcos que se resistiesen al golpe, que a su juicio parte de una pequeña parte de las Fuerzas Armadas. Muchos salieron a la calle para mostrar su rechazo.

"Nuestro presidente no es alguien que se rinde. Ahora está moviéndose hacia el aeropuerto Atatürk", sostuvo el viceprimer ministro, Veysi Kaynak. Esta declaración podría contradecir los rumores de que Erdogan habría intentando llegar a Alemania, país que le habría negado el asilo político, según informó la cadena estadounidense NBC, citando altos cargos estadounidenses.

Diecisiete policías muertos

Al menos 265 personas han muerto durante el intento de golpe de Estado en Turquía, según la información del Ejército turco.

Poco antes, la Fiscalía del distrito de Gölbasi en Ankara había asegurado que ha habido 42 muertos en Ankara. Esta cifra se desglosa entre al menos 17 policías muertos en un ataque contra una academia de fuerzas de élite en ese mismo distrito, dos empleados de la difusora de contenidos de televisión Türksat, cuyo edificio fue atacado por militares golpistas, y víctimas en enfrentamientos entre policías y soldados.

En Estambul se han registrado al menos seis civiles fallecidos, agregan los medios.

Ya antes, el primer ministro, Binali Yildirim, afirmó que los cabecillas de la asonada son unos 40 altos mandos, principalmente coroneles pero también un general, que habría muerto durante el golpe.

Además, sobre las 05.25, un avión supuestamente en manos de los golpistas lanzó dos bombas cerca del palacio presidencial en Ankara, causando al menos cinco muertos y una columna de humo visible desde lejos, según NTV.

Además, la emisora pública TRT asegura que algunos militares golpistas que participaron en la ocupación de su sede fueron neutralizados por grupos de civiles.

Partidarios del presidente turco Tayyip Erdogan son dispersados con tiros al aire por los militares presentes en la Plaza Taksim, en Estambul. REUTERS/Murad Sezer

Partidarios de Erdogan son dispersados con tiros al aire por los militares en la Plaza Taksim, en Estambul. / REUTERS

El Parlamento fue alcanzado por la bomba de un avión

Los militares tomaron los aeropuertos internacionales de Ankara y Estambul, que se vieron obligados a cerrar, cancelando todos los vuelos. La Dirección de Seguridad turca fue atacada en dos ocasiones por aviones y helicópteros del ejército, según CNNTürk. 

También se produjo un intercambio de fuego entre helicópteros que sobrevolaban el cuartel del Estado Mayor en Ankara y agentes de la policía sobre el terreno. La agencia turca Dogan señaló que numerosas ambulancias habían acudido al cuartel. El diario digital T24 confirmó que el edificio donde se halla el centro de los servicios secretos turcos fue tiroteado desde un helicóptero. 

Además, el edificio del Parlamento fue alcanzado por una bomba tirada desde un avión hacia las 23.35 horas (1.35 en España), informó la agencia Anadolu. Varios policías y empleados de la Cámara resultaron heridos. Además, se oyeron disparos y detonaciones enfrente de la sede de TRT, así como una fuerte explosión en el centro de la unidad especial de la Policía en la región de Golbasi.

Varias personas resultaron heridas en Ankara, según CNNTürk, que mostró imágenes de cómo eran transportados por otras personas. Mientras, en Estambul hubo heridos en un enfrentamiento entre soldados y manifestantes contrarios al golpe de Estado. Al igual que en esta última ciudad, en Izmir numerosos ciudadanos salieron a las calles para protestar contra la asonada.

La OTAN no prevé por el momento celebrar ninguna reunión del Consejo del Atlántico Norte para abordar la situación en Turquía, uno de los 28 países miembros de la Alianza Atlántica, indicaron fuentes de la organización. El país es un miembro clave de la Alianza, a la que había pedido refuerzos recientemente para combatir el terrorismo.

Cerrados los dos puentes sobre el Bósforo en Estambul

Un gran contingente de policía se desplegó en Ankara y cerró los accesos a la céntrica plaza de Kizilay. Al mismo tiempo, unidades de la Gendarmería cerraron los dos puentes sobre el Bósforo en Estambul, impidiendo todo tráfico de la parte asiática a la europea de la ciudad, informó la cadena NTV. La agencia Dogan aseguró que el ejército disparó contra un grupo de manifestantes contraria al golpe de Estado que intentaron cruzar uno de esos puentes. Imágenes tomadas por la CNN mostraron varios heridos en este incidente.

También se desplegaron tanques cerca del aeropuerto de Atatürk en Estambul, agregó la misma emisora, mientras que varios aviones militares sobrevolaron la ciudad. Sin embargo, la emisora CNNTürk aseguró que los soldados se habían retirado pasada la una de la madrugada (hora española) del aeropuerto internacional de Estambul, donde entraron manifestantes contrarios al golpe.

Erdogan pidió a los turcos que se resistiesen al golpe

Erdogan hizo un llamamiento al pueblo turco a resistir el intento de golpe militar, perpetrado en su opinión por un pequeño grupo de militares. "Insto a nuestra gente, a todo el mundo, a que llene las plazas del país para darle [al ejército] la respuesta necesaria", manifestó el presidente islamista en declaraciones por teléfono a la emisora CNNTürk.

"Este golpe de Estado nunca tendrá éxito. Tarde o temprano será eliminado. Voy a volver a Ankara", agregó Erdogan. "Este evento es desafortunadamente un intento de golpe de Estado, perpetrado por un pequeño grupo dentro del ejército. Lo ha hecho por la estructura paralela que conocemos dentro del Estado", dijo el presidente.

"Van a recibir la respuesta de la nación y van a pagar un alto precio por actuar contra la nación. No les vamos a ceder el campo. Pronto vamos a eliminar esto", aseguró Erdogan. "Yo soy el comandante en jefe. Sin mi información el ejército no puede hacer nada. He oído que el jefe de Estado Mayor está detenido. Sin embargo, no sé hasta qué punto esto es verdad", reconoció.

El presidente turco Tayyip Erdogan habla con la prensa en la localidad turística de Marmaris, Turquía, este 15 de julio. REUTERS/Kenan Gurbuz

Erdogan habla con la prensa en la localidad turística de Marmaris, Turquía. / KENAN GURBUZ (REUTERS)

Por su parte, el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, afirmó que los rebeldes son "un grupo dentro del Ejército que se ha alzado" y advirtió de que los autores del golpe "pagarán un alto precio". Yildirim informó de que varios golpistas fueron detenidos. "No haremos concesiones en la democracia", prometió el primer ministro, quien agregó: "Esta noche Turquía está despierta y en la calle. El pueblo nos ha dado el poder y solo el pueblo nos va a apartar".

El ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdag, pidió a la población que se echase a la calle y saltase "sobre los tanques" para detener el intento de golpe. En un mensaje a través de la emisora pública TRT, Bozdag pidió a la gente que acudiera a la sede del Estado Mayor y del Palacio Presidencial en Ankara donde, según él, se habían registrado heridos de bala. "Invito a la gente a saltar sobre los tanques. A ir a las plazas de Ankara", animó el responsable de Justicia. Bozdag también pidió a los soldados que no actuasen contra los intereses del país.

También condenaron el golpe dos partidos opositores. "Este país ha sufrido mucho por golpes. No necesitamos que estos problemas se repitan", dijo Kemal Kiliçdaroglu, líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP), a través de un comunicado. Por su parte, el líder del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahçeli, llamó por teléfono a Yildirim para mostrarle el apoyo de su partido a la democracia y la libre voluntad del pueblo, según el diario Hürriyet.

Un militar turco hace guardia en la Plaza Taksim Square en Estambul, Turquía. REUTERS/Murad Sezer

Un militar turco hace guardia en la Plaza Taksim, en Estambul. / MURAD SEZER (REUTERS)

Defensa desautorizó el comunicado "pirata" del Ejército

El Ministerio de Defensa turco, por su parte, desautorizó poco después del golpe la nota firmada por el Estado Mayor y aseguró que se trataba de un comunicado "pirata". En una nota de prensa, Defensa prometió que la "democracia saldrá victoriosa", según informa la cadena NTV. Todas las unidades de la Policía recibieron la orden de movilizarse.