Publicado: 25.11.2015 19:13 |Actualizado: 25.11.2015 19:17

Francia baraja romper el Convenio Europeo de Derechos Humanos a causa del estado de emergencia

Las autoridades francesas invocan un derecho que deroga las garantías establecidas en el tratado "en caso de guerra o de otro peligro público que amenace la vida de la nación"

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
Parlamento francés, París. EFE/Etienne Laurent

Parlamento francés, París. EFE/Etienne Laurent

PARÍS.- Francia ha avisado al Consejo de Europa de que las medidas de emergencia tomadas tras los atentados terroristas en París el 13N podrían romper el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH), invocando un derecho que prevé la propia convención.

La institución ha informado este miércoles de que las autoridades francesas aludieron a la declaración del estado de emergencia del pasado 19 de noviembre para justificar la decisión.



"La amenaza terrorista en Francia tiene un carácter duradero, según la información de los servicios de inteligencia y el contexto internacional", apuntó la autoridad francesa en un comunicado dirigido a la secretaría general del Consejo de Europa.

De esta forma, cumplió con la obligación de cada país firmante que fija el CEDH de advertir sobre la adopción de medidas extraordinarias.

El artículo 15 del texto contempla la derogación excepcional de las garantías establecidas en el convenio "en caso de guerra o de otro peligro público que amenace la vida de la nación".

La excepción no exime de la obligación de respetar el derecho a la vida (artículo 2), la prohibición de la tortura (artículo 3), el trabajo forzado (artículo 4) y la condena cuando no exista ley que sancione una infracción (artículo 7).

Ante eventuales demandas, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo deberá decidir caso por caso si se violaron los derechos humanos o si, por el contrario, la reclamación está cubierta por el artículo 15.

Francia utilizó por última vez esta prerrogativa en 1984 a raíz de los disturbios independentistas ocurridos en Nueva Caledonia.