Público
Público

Fuertes disturbios en Atenas durante la octava huelga general

Una manifestación masiva en Atenas ha degenerado en una batalla campal entre los protestantes y la policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La violencia, con piedras, cócteles molotov y bombas incendiarias, que prendieron fuego en una zona del ministerio de Finanzas, protagoniza la masiva manifestación de los griegos en Atenas contra las medidas de austeridad del Gobierno durante la octava huelga general que vive el país.

Los agentes antidisturbios recurrieron al uso de gases lacrimógenos y bombas de sonido para dispersar a la muchedumbre congregada delante del Parlamento griego, según imágenes del canal de internet Zougla.

En otro incidente, el ex ministro de Transporte y ex comisario europeo, el conservador Costis Hatzidakis, fue golpeado por manifestantes cuando caminaba por una de las avenidas céntricas. La policía tuvo que intervenir para ayudarle a alejarse del lugar.

Decenas de miles de personas participaron en las manifestaciones convocadas por los sindicatos mayoritarios en toda Grecia, coincidiendo con una huelga general de 24 horas contra las medidas de austeridad del Gobierno para reducir el déficit y la deuda, que ha paralizado al país.

La batalla campal entre la policía y los manifestantes continuó dirección a la rectoría de la Universidad de Atenas, a unos 400 metros del Parlamento, en la avenida Panepistímiu, donde los agentes fueron recibidos con una lluvia de piedras y respondieron con gases lacrimógenos y golpes.

Los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía seguían cuerpo a cuerpo por las avenidas y las calles adyacentes al núcleo de la manifestación. Los manifestantes prendieron fuego a decenas de contenedores de basura y rompieron vitrinas de tiendas y sucursales de bancos. Testigos presenciales denunciaron que la policía arremetió incluso contra los transeúntes y golpeó a personas que observaban los incidentes.

'Ladrones. Ladrones. Devuelvan el dinero del pueblo', 'No pagaremos. No pagaremos. Que sea la plutocracia la que pague', gritaban los manifestantes en dirección a los 300 parlamentarios de la Cámara y en señal de ira contra la corrupción de los políticos.

'Papandréu, el pueblo no te quiere. Vete del país y llévate a la Troika', decían los concentrados contra el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, y las instituciones extranjeras que supervisan desde hace nueve meses la economía griega: la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Bombas incendiarias lanzadas por radicales encapuchados prendieron fuego en la planta baja del ministerio de Finanzas y en el primer piso de un edificio en la plaza central Sindagma. Los bomberos acudieron al lugar de los hechos para extinguir los focos, mientras que algunos medios digitales informaron de otras bombas incendiarias que quemaron automóviles aparcados en las calles de la capital.

Un grupo de las juventudes del partido parlamentario de la Coalición de Izquierdas (Synaspismos) logró colgar una inmensa pancarta en frente del ministerio de Finanzas que decía 'No a la Edad media laboral'. 'No pagaremos. No pagaremos. Que sea la plutocracia la que pague', gritaban los manifestantes, estrechamente vigilados por las brigadas antidisturbios.

Estos disturbios se están produciendo durante la octava huelga general en lo que va de año contra las medidas de austeridad del Gobierno para reducir el déficit y la deuda. Los sindicatos principales de trabajadores y de funcionarios de todos los sectores de la producción han llamado al paro de 24 horas.

Como consecuencias se han cancelado cientos de vuelos en los aeropuertos griegos, que están cerrados debido a la participación en la protesta de los controladores aéreos y de los funcionarios de la Aviación Civil. Hasta la madrugada del jueves tampoco circularán los trenes, incluido el servicio de cercanías al aeropuerto internacional de Atenas.

Durante la huelga, los hospitales públicos atenderán sólo las urgencias y en los tribunales, ministerios, oficinas de Hacienda, guarderías y bancos se prestarán servicios mínimos.
Además, los médicos del Sistema Nacional de Salud continúan con su huelga hasta el viernes, y a ellos se han sumado los abogados y los farmacéuticos.

Y este miércoles tampoco trabajan los periodistas, por lo que escasea la información sobre la situación del país. Los socios en la zona del euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) exigen a Grecia la implantación de severas reformas estructurales como condición para la ayuda otorgada hace 9 meses y consistente en un préstamo trianual de 110.000 millones de euros.