Público
Público

Los funcionarios griegos vuelven a paralizar el país

El sector público al completo protagoniza una huelga de 48 horas para protestar contra los planes del Gobierno de recortar 15.000 empleos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Grecia ha celebrado este miércoles su tercera jornada consecutiva de huelgas con un paro de 48 horas del sector público y una manifestación con varias decenas de miles personas en el centro de Atenas. El sector público al completo se sumó así a las protestas que llevan celebrando desde el lunes partes de este colectivo, como son los profesores de secundaria, los administrativos de las universidades, los empleados de la seguridad social y de las oficinas de empleo, así como desde ayer el personal sanitario de los hospitales públicos. Periodistas, abogados y agentes de aduanas también se han sumado a las movilizaciones.

Las protestas se dirigen mayoritariamente contra el compromiso del Gobierno con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) de transferir a unos 25.000 empleados públicos a un llamado 'plan de movilidad' a finales de año, que prevé su traslado forzoso a otros puestos o incluso despedidos en un plazo de ocho meses después de haber recibido la orden, además de recortar 15.000 empleos entre 2013 y 2014. Asimismo, durante ese periodo el trabajador afectado percibirá un 25% de su sueldo.

Los planes del Gobierno de coalición liderado por Antonis Samaras para reducir la plantilla de 600.000 empleados públicos se han encontrado con la firme resistencia de los sindicatos, que defienden que las medidas propuestas sólo servirán para empeorar la situación de los griegos a punto de cumplirse el sexto año de recesión. La protesta, convocada por el sindicato de funcionarios ADEDY, se produce apenas unos días antes de una nueva visita de los inspectores de la troika, que comprobarán los avances de Atenas en la aplicación de los ajustes comprometidos en el plan de rescate del país heleno.

En la manifestación que recorrió todo el centro de Atenas participaron según ADEDY unas 50.000 personas y según la policía en torno a 10.000. 'Huelga permanente hasta la victoria' era uno de los lemas más recurrentes de las pancartas de esta manifestación, que culminó en la emblemática plaza de Syntagma, sede del Parlamento y cita ya habitual de las numerosas protestas que se han desarrollado en Atenas desde el estallido de la crisis.

'Los profesores necesitan nuestra solidaridad en su lucha porque muchos de ellos acabarán siendo despedidos y otros trasladados forzosamente a otro puesto', señaló una joven de 15 años y alumna de primero de Liceo que participaba en la protesta. En términos similares se expresó un profesor jubilado, que ha visto mermada su pensión en un 30% desde que se firmó el paquete de ajuste con la troika de acreedores. 'Esta huelga necesita del apoyo de todo el pueblo, y sobre todo de la gente que por ahora no se siente amenazada. Mañana o pasado podrá llegar su turno', dijo.

El presidente del sindicato de maestros de primaria, Jarálambos Kókinos señaló que todas las secciones de su organización celebrarán mañana asambleas para debatir la propuesta de la cúpula sindical de celebrar una huelga permanente. Kókinos explicó que además de la movilidad laboral, un problema grave es la precariedad económica que ya padece el profesorado. Como ejemplo citó el caso de los maestros de primaria que empiezan su carrera profesional con un salario bruto de 640 euros y la terminan con no más de 1.500 euros.

El presidente del sindicato de funcionarios de hospitales públicos, Stavros Kutsiubelis, recordó que el ministerio de Sanidad prevé el cierre de todos los hospitales que tienen menos de cien camas y que su personal será trasladado a los grandes centros hospitalarios para cubrir la falta de personal. Esto forma parte de una gran reforma sanitaria que prevé tan solo en Atenas y Salónica el cierre de ocho hospitales y la conversión en centro de salud de otros muchos. La protesta del personal hospitalario no sólo se dirige contra el paso de 1.835 personas de este colectivo a la movilidad laboral, sino contra toda la reforma sanitaria, que, entre otras medidas, incluye que ya no sean atendidos obligatoriamente los desempleados de larga duración.

La manifestación estuvo ensombrecida por el asesinato de un militante izquierdista a manos de un neonazi, ocurrido durante la madrugada en una zona de El Pireo. El autor, que fue detenido poco después, confesó ser miembro del partido ultraderechista Amanecer Dorado. 'Desgraciadamente no podemos hablar hoy de la tan importante huelga de los maestros, porque debemos hablar de algo mucho más grave, el asesinato de un joven y los intentos de desestabilizar el Estado por parte de la banda criminal Amanecer Dorado', dijo el líder de la oposición y presidente del izquierdista Syriza, Alexis Tsipras, al acudir a la manifestación.

DISPLAY CONNECTORS, SL.