Publicado: 12.12.2015 14:52 |Actualizado: 12.12.2015 16:33

El Gobierno convoca el pacto antiyihadista para tapar los errores de Rajoy en el atentado de Kabul

El presidente del Ejecutivo minimizó el ataque terrorista en las primeras horas, pero ningún candidato se atreve a censurar su gestión de la crisis. Un día después, reconoce que fue un ataque "contra España" y su colaboración en Afganistán

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Dos policías españoles han muerto en un ataque coordinado lanzado por los talibanes contra la embajada de España en Kabul.- EFE

Estado en que quedó la zona tras el ataque terrorista contra la embajada de España en Kabul.- EFE

MADRID.- Ningún candidato a la presidencia del Gobierno ha criticado abiertamente los errores cometidos por Mariano Rajoy en su actuación ante el atentado terrorista contra la Embajada de España en Kabul (Afganistán) y que se ha saldado con, al menos, diez personas muertas, entre ellas dos policías nacionales.

Algun lider político ha dicho en privado que no cree que los errores cometidos por Mariano Rajoy en la gestión de esta crisis sean debidos a la mala fe. Es lo máximo a lo que se atreven algunos candidatos.

El pacto antiyihadista ha beneficiado a Mariano Rajoy, no en vano impide criticar la gestión de la lucha contra el terrorismo. Y el terrorismo yihadista está considerado el autor del asalto a la Embajada de España que comenzó este viernes, duró 12 horas, segó al menos diez vidas, dejó al menos nueve heridos y convirtió en ruinas el complejo de la embajada española en Kabul.

Los partidos políticos han condenado este atentado y han guardado un minuto de silencio en sus actos. Pero sólo Albert Rivera (Ciudadano) reclamaba convocar el pacto antiyihadista en una conversación telefónica con Rajoy. Mientras, el candidato socialista, Pedro Sánchez, optó por callar.

Durante 24 horas, Rajoy y su Gobierno han mantenido que el objetivo del ataque era una "casa de huéspedes" cercana a la embajada donde se suele alojar norteamericanos, y no los intereses españoles, como si los intereses occidentales fueran ajenos.

El presidente del Gobierno anunció el atentado con un coloquial "se corrió la noticia del ataque", donde "no hay víctimas españolas, no era un ataque contra nosotros".

24 horas después, el Gobierno reconoce que fue un ataque "contra España", según el ministro del Interior que ha convocado el pacto antiyhadista para esta tarde. El objetivo:  tapar los errores de Mariano Rajoy en la difusión de este asalto ante la sociedad.

Desde el primer momento, Rajoy trató de minimizar la gravedad del ataque terrorista, hasta el límite de alejarlo de España y de sus aliados en un primer momento: "Todos, cualquier país occidental, podemos ser objeto de un ataque terrorista. Pero lo que parecía una mala noticia, esta vez no ha sido así”.


Mariano Rajoy consideró así ajeno el atentado a los intereses de España. Pero fueron doce horas de infierno, de tiros y hasta de granadas RPG disparados en suelo español -la embajada-, que fueron finalizadas por militares estadounidenses y británicos, quienes acabaron con el asalto y con los terroristas. Algunas fuentes denuncian la "pasividad de la policía afgana" durante el ataque.

Los terroristas explosionaron un coche bomba contra una 'casa de huéspedes' de funcionarios y contratistas occidentales que se encontraba vacía. Con la explosión, destruyeron el portón de acceso de la Embajada... Y acabaron con la vida del subinspector Jorge García Tudela, quien se encontraba en la planta cero de una de las viviendas de la embajada.

Fueron cuatro terroristas suicidas. El primero murió con el coche bomba. Los otros tres asaltaron la Embajada española. Diversos testigos sostienen que los terroristas manejaban información sensible sobre la sede diplomática. Así, atacaron sus puntos débiles, los tiradores se hicieron fuertes en los tejados y mantuvieron varias horas herido, en el suelo, al policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández. Era el cebo para asesinar a quien fuera a rescatarlo.

El policía había salido del búnker donde se refugiaron los funcionarios para rescatar a su compañero García Tudela, quien no respondía al móvil. Pero fue abatido. Isidro Sanmartín fue policía nacional del que Mariano Rajoy dijo que estaba herido: "Parece que las heridas no son de extrema gravedad, pero, insisto, lo están llevando al hospital". Minutos después se supo que había muerto.

24 horas más tarde, Moncloa ha tenido que reconocer lo que los propios funcionarios sostenían desde Kabul: el ataque tenía como objetivo la Embajada española.

En un comunicado, el Ministerio de la Presidencia ha informado este sábado pasadas las 24 horas de que aunque un comunicado de los talibán y la información de la policía afgana dicen que el fin del atentado no era la embajada española, "se mantiene abierta la investigación y no descarta ninguna hipótesis".

La responsabilidad de este error tampoco es de Rajoy ni de su equipo, según el comunicado, sino el haber hecho caso a las versiones de la policía afgana y al propio comunicado talibán.

Tampoco ayuda que el ministro de Exteriores destilara la información hasta el punto de limitarse a decir que la sede diplomática sufrió desperfectos. O que diga que el policía García Tudela "se quedó (sic) en el edificio de viviendas cuando se produjo el ataque y falleció", al tiempo que transmitía su pésame a las familias.

Esta es la cronología de las 24 horas en las que España negó sufrir un atentado terrorista:

"Lo que parecía una mala noticia, no ha sido así"

Rajoy: "No ha habido un ataque ni era la intención de hacerlo contra la embajada de España... Era un ataque contra algunas casas de huéspedes... Creo que no hay víctimas españolas"

Viernes, 11 de diciembre. El atentado contra la Embajada en Kabul comienza a conocerse nada más empezar el asalto, sobre las 15 horas de España.

17.33. Un tuit de un portavoz talibán Zabiullah Mujahid reivindica el atentado. Sostiene que, después de un "breve descanso" se reinician los ataques: "Los muyahidines han entrado en la casa de huéspedes para matar al enemigo". El portavoz reivindica así los atentados del martes y miércoles contra el aeropuerto de Kandaha, con 68 muertos.

A las 18:32 horas Mariano Rajoy informa sobre el atentado:

"Esta tarde se corrió la noticia de que podía haber habido un ataque a la embajada de España en Afganistán. No ha sido así. No ha habido un ataque ni era la intención de hacerlo contra la embajada de España en Afganistán. Así lo han indicado los talibanes. Era un ataque contra algunas casas de huéspedes que estaban muy próximas a la embajada. Lo que podemos decir en estos momentos es que todos podemos ser objetivo de un ataque terrorista, todos, cualquiera, cualquier país occidental, pero en este caso no lo era contra la embajada de España. En este momento, hay un policía español herido que ya ha sido evacuado, parece que las heridas no son de extrema gravedad, pero, insisto, lo están llevando al hospital. En este momento, han sido liberadas todas las personas que estaban trabajando como funcionarios en la embajada de España en Afganistán, y por tanto lo que parecía que era una mala noticia, pues al final por fortuna no es así. Creo que no hay víctimas españolas, no era un ataque contra nosotros, aunque, insisto, podría serlo perfectamente. (...) Por tanto, insisto, tranquilidad, la gente de la embajada de España en Afganistán está bien. Son los datos que nos informan desde allí, y espero que se confirmen a la mayor celeridad posible".


Los periodistas destinados en Kabul informaban desde una hora antes de un ataque terrorista que tenía como objetivo la Embajada de España en Afganistán. A pesar de las noticias internacionales, ni Rajoy ni su Gobierno cambiaron el rumbo.

Cincuenta minutos más tarde, al término de un mitin en Orihuela (Alicante), Mariano Rajoy rectifica: "El Ministerio del Interior pone en conocimiento de los españoles que en el ataque ha muerto un policía", destacó mientras trasladaba su "cariño", "sentimiento" y "afecto" a los familiares del fallecido.

Rajoy canceló el mitin previsto en Murcia y habló con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el lehendakari Íñigo Urkullu. "Con los demás no he podido hablar", explicó.

Un día después, y a la misma hora en la que Rajoy minimizaba el atentado, se celebrará la reunión de la Comisión de Seguimiento del Acuerdo para Afianzar la Unidad en Defensa de las Libertades y en la Lucha contra el Terrorismo Yihadista. Están citados los partidos que han suscrito el pacto: PP, PSOE, Ciudadanos, UPyD, Coalicion Canaria, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro, Unió Democratica de Catalunya y Partido Aragonés Regionalista, a los que se une Podemos.