Publicado: 08.06.2014 08:39 |Actualizado: 08.06.2014 08:39

El golpista Al Sisi jura su cargo como presidente de Egipto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exjefe del Ejército Abdelfatah al Sisi tomó este domimgo posesión como nuevo presidente de Egipto en la sede del Tribunal Constitucional Supremo, en El Cairo. "Juro por Dios guardar lealtad al régimen de la república, respetar la Constitución y la ley, proteger los intereses del pueblo en su totalidad y preservar la independencia de la patria, su unidad y la integridad de su territorio", dijo en su proclamación Al Sisi.

El nuevo jefe de Estado, vencedor de las elecciones presidenciales celebrados en mayo con un 97% de los votos, tomó así el relevo del mandatario interino, Adli Mansur, que volverá a su puesto como presidente del Tribunal Constitucional que desempeñaba hasta la destitución militar del islamista Mohamed Mursi el pasado julio.

Vestido con traje y corbata azul oscuro, Al Sisi juró su cargo ante los magistrados del Constitucional y un grupo de invitados, entre quienes estaban los miembros del actual Gobierno —que dimitirá en bloque—, personalidades políticas y religiosas, y su familia. En una alocución, el hasta ahora presidente del Tribunal Constitucional, Anuar el Asi, explicó que la asamblea general de la corte "se reúne en una ocasión histórica para que jure el presidente de la República, tras conseguir la confianza del pueblo egipcio para llevar su bandera y continuar con honradez la misión que Mansur le ha transferido".

Tras el acto en el Constitucional, Al Sisi será recibido con una salva de cañones en el palacio presidencial de Itihadiya, tras lo cual será recibido por Mansur a la entrada del complejo. Allí, el nuevo presidente recibirá a los jefes de Estado y dignatarios desplazados a Egipto para la toma de posesión, y pronunciará unas palabras.

Mansur y Al Sisi firmarán un documento que recoge el traspaso del poder, la primera vez que tiene lugar un acto de esas características en la historia de Egipto.

El exjefe del Ejército será previsiblemente el presidente de la República Árabe de Egipto durante los próximos cuatro años y podrá ser reelegido solamente para un segundo mandato, según la Constitución, aprobada en enero pasado.

El nombramiento de un nuevo presidente forma parte de la hoja de ruta diseñada por el Ejército tras el golpe de Estado que derrocó en julio de 2013 al entonces presidente Mohamed Mursi. Una vez jure su cargo, de ese guión establecido solamente quedará pendiente la celebración de unas elecciones legislativas, previstas para este año, que diseñarán el nuevo Parlamento.