Público
Público

Gordon Brown no irá a la inauguración de los Juegos

El primer ministro británico ha rechazado asistir a las ceremonia inaugural de los Juegos de Pekín el próximo 8 de agosto. Así, se une a la renuncia que en su día hizo Angela Merkel y que podría secundar tambi&

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro británico Gordon Brown no asistirá a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín, informó su gabinete este miércoles.

'Nunca se dijo que iba a acudir a la ceremonia de apertura. Siempre dijimos que asistiría a la ceremonia de clausura', dijo la portavoz de Downing Street, rechazando un cambio en los planes de Brown con respecto a los Juegos Olímpicos que se celebrarán del 8 al 24 de agosto en la capital china.

Sin embargo, el primer ministro británico se había mostrado hasta ahora contrario a cualquier forma de boicot a los juegos, asegurando que no debía mezclarse deporte y política. 'El propio Dalai Lama dijo que no quiere boicotear los Juegos Olímpicos y ese es el motivo por el que dije que el país anfitrión de los juegos del 2012 asistiría', dijo Brown la pasada semana.

Londres, que albergará la próxima edición de los Juegos vivió el domingo escenas caóticas durante el recorrido de la llama olímpica, con calles llenas de protestas y hasta un manifestante tratando de apoderarse de la antorcha. Brown recibió el desfile de la llama delante de su domicilio  de Downing Street, lo que le provocó críticas de algunos sectores por posicionarse al lado de China antes que por los derechos humanos.

La llama olímpica está ya en San Francisco donde, a pocas horas de que la antorcha olímpica comience a recorrer sus calles, la ciudad está tomada por cientos de policías, pero también por miles de manifestantes contrarios a la política china.

En una rueda conjunta en Londres con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, en marzo pasado, el primer ministro británico aseguró que el Reino Unido no boicotearía los Juegos Olímpicos ni las ceremonias previstas, aunque no precisó si sería él el encargado de representar a su país.

En la comparecencia, durante la visita de Estado de Sarkozy al Reino Unido, el jefe de Estado francés, en cambio, dejó abierta la puerta a boicotear la ceremonia de apertura al manifestar que se reservaba el derecho a decir si asistiría o no en función de la evolución en el Tíbet.

Sarkozy recordó que para cuando se celebre la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos él será también presidente de turno de la Unión Europea (UE), por lo que tratará esa cuestión con sus socios comunitarios antes de tomar una decisión.

El Parlamento Europeo votará mañana una resolución que pide a los líderes de la Unión Europea (UE) que se planteen un boicot conjunto de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín si las autoridades chinas no dan muestras de dialogar para solucionar el conflicto del Tíbet.