Publicado: 07.07.2015 14:22 |Actualizado: 07.07.2015 14:26

La 'Gran Coalición' cierra filas para defender el TTIP en la Eurocámara

El PP europeo y los socialdemócratas utilizan este martes en Estrasburgo los mismos argumentos para ensalzar el polémico acuerdo comercial que Bruselas y Washington negocian con sigilo, obviando las críticas de organizaciones y plataformas sociales, y mientras la Comisión Europea presume de "transparencia"

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 10
Comentarios:
Members of the European Parliament with posters on the desks which read "no TTIP" take part in a voting session at the European Parliament in Strasbourg, France, July 7, 2015. The European parliament will vote on Wednesday on the E.U.-U.S. Transatlantic T

Eurodiputados con carteles contra el TTIP en sus escaños votan en el Pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo este martes 7 de julio.. REUTERS/Vincent Kessler

MADRID.- Hay que confiar en la Comisión Juncker, el TTIP es necesario. La probada influencia de las empresas en las negociaciones no es relevante, el tratado de libre comercio entre Bruselas y Washington sólo traerá elementos positivos al Viejo Continente, y no supondrá la rebaja de normativas y estándares. No hay motivos para preocuparse porque pueda tener efectos adversos, ni por las denuncias de falta de transparencia en las negociaciones, ni tampoco sobre lo que apuntan los documentos filtrados, o las voces de quienes han accedido a los textos secretos: grosso modo, este es el argumentario de los defensores del TTIP, el acuerdo de libre comercio en torno al que este martes cerraban filas liberales, socialdemócratas y conservadores europeos, arropando con sus palabras a la Comisión Europea y a la titular de Comercio, Cecilia Malmström, la cara más visible de estas negociaciones.

"No vamos a aceptar que el TTIP reduzca la protección medioambiental o de los derechos de los europeos", prometía por enésima vez la comisaria de Comercio este martes, durante el debate sobre el TTIP en el pleno de la Eurocámara, en Estrasburgo. Más de sesenta eurodiputados han participado en el debate, que arrancaba en torno a las ocho y media de la mañana y se prolongaba hasta la una de la tarde, y en el que ha quedado muy claro el compromiso de socialdemócratas y conservadores con la polémica alianza comercial.

"No vamos a aceptar que el TTIP reduzca la protección medioambiental o de los derechos de los europeos", prometía por enésima vez la comisaria de Comercio

De hecho, la llamada Gran Coalición alababa en varias ocasiones el trabajo de Malsmtröm, mientras la comisaria seguía su línea discursiva habitual para defender su alegría por el "control público sin precedentes" que considera recibe el acuerdo comercial. "EL TTIP es la negociación más transparente que se ha producido en un acuerdo de comercio bilateral", afirmaba Malmström, obviando así las críticas de organizaciones y plataformas sociales que denuncian la opacidad de un tratado al que los propios europarlamentarios no pueden acceder íntegramente: sólo pueden leer una parte de los textos que no recoge las posiciones de Estados Unidos, lo hacen en habitaciones cerradas en las que no pueden entrar con dispositivos móviles, para las que tienen que pedir cita y en las que únicamente pueden permanecer durante dos horas por consulta, leyendo en inglés y bajo la atenta mirada de un funcionario.

Lejos de aceptar las críticas, Malsmström defiende que la mayoría de estudios reflejan que el TTIP creará una situación favorable en materia de empleo —aunque no da cifras—, y sólo reconoce que "uno o dos estudios" "se apartan" de esta visión, aunque asegura que el modelo usado por los informes de la Comisión es "el más adecuado".
En esta línea, el eurodiputado del PP Esteban González Pons iba un paso más allá y pronosticaba incluso la creación de un millón de puestos de trabajo con la aprobación del TTIP, una cifra similar a la que vendía EEUU antes de la firma del acuerdo NAFTA con Canadá y México, que finalmente desembocó en la escenario opuesto.

La Eurocámara dialogaba este martes sobre el TTIP después de que el primer debate fuera pospuesto el pasado 10 de junio, y este miércoles afrontará la votación sobre el polémico informe de posición sobre el acuerdo. No es un documento vinculante, sólo refleja las directrices de la institución elegida por los europeos a la Comisión, responsable de negociar en nombre de los 28 estados miembro.

El presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, aplazó la votación del pasado 10 de junio escudándose en el alto número de enmiendas que debían votar, pero el nuevo documento sólo suprime tres (serán 113), y otras cuatro pasan a ser sustituidas por la enmienda de compromiso que surge del nuevo pacto entre socialdemócratas y conservadores sobre el mecanismo de blindaje a las multinacionales o ISDS.



Contradicciones sobre el blindaje a empresas

Mientras Malmström pedía este martes una renovación del criticado ISDS, socialistas y conservadores pactaban el pasado jueves una enmienda que pide sustituirlo por el recurso a un tribunal de jueces. La resolución no especifica si este tribunal tendrá un carácter público o privado, como tampoco lo aclaraba Malmström en su comparecencia en Estrasburgo, y a juzgar por las declaraciones del lado estadounidense no parece probable que Washington vaya a aceptar dejar el ISDS fuera del acuerdo.

El rechazo explícito al ISDS es precisamente una de las exigencias de parte de los socialistas europeos, y previsiblemente mostrará este miércoles el grado de división existente en su grupo al respecto. "Los tribunales arbitrales han muerto y desaparecen de los acuerdos bilaterales", aseguraba este martes Bernd Lange, presidente de la Comisión de Comercio Internacional y máximo responsable del informe, lo que también se contradice con la renovación que vende la comisaria del Interior.

Este martes, los socialistas rechazaban el recurso a este mecanismo, pero también lo hacían otros grupos que lo habían apoyado históricamente. La comisaria de Interior accedió a presentar una reforma -que no sustitución- del mecanismo tras la consulta popular en la que el 97% de los 150.000 europeos encuestados dijeron "no" al blindaje a las transnacionales, pero no ha tenido tan en cuenta las firmas de los 2,3 millones de ciudadanos que piden la paralización de las negociaciones.

"Comunistas", "populistas" o "radicales" eran algunos de los adjetivos con los que se referían a los eurodiputados contrarios al TTIP los miembros de PP/PSOE 

Por su parte, los miembros de la llamada Gran Coalición no entran en el fondo de las críticas de organizaciones y movimientos sociales al TTIP, sino que prefieren cargar contra grupos como Los Verdes /ALE o la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) que comparten estas críticas, y a los que acusan de mentir o difundir medias verdades sobre el acuerdo para boicotearlo.

"Comunistas", "populistas" o "radicales" eran algunos de los adjetivos con los que hoy se referían a ellos en la Eurocámara, comparándolos también con grupos de la extrema derecha, algunos también contrarios al TTIP.

Desde el GUE recuerdan que partidos de extrema derecha como el Frente Nacional francés defienden políticas ultranacionalistas, frente a las razones que llevan a la Izquierda Unitaria Europea, en la que se encuadran IU, Podemos o Syriza, a criticar el TTIP. Creen que el acuerdo superpone los derechos de las empresas a los derechos humanos, que defienden "independientemente del color de piel, raza o religión", frente al discurso xenófobo del partido de Marine Le Pen.

Lo único claro sobre la votación de este miércoles es que parece imposible pronosticar su resultado. Haciendo números parece probable que el acuerdo entre socialistas y conservadores, sumado al apoyo de los liberales y otros grupos afines al TTIP sirva para sacar adelante el informe, pero los opositores al acuerdo señalan a los socialistas como responsables de dar un vuelco a la situación. Y, teniendo en cuenta la división existente en su grupo, muchos parlamentarios lo intentarán.