Publicado: 19.05.2015 13:08 |Actualizado: 19.05.2015 13:08

Grecia espera poder cerrar el acuerdo con la UE antes de una semana

Varoufakis admite que aún existen tres puntos claves en los que se mantienen grandes diferencias: las pensiones, los temas laborales y asuntos de financiación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un hombre pasa por delante de una pintada que reproduce la estatuta de la Vcotira de Samotracia, cerca del puerto del Pireo, en Atenas. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Un hombre pasa por delante de una pintada que reproduce la estatuta de la Vcotira de Samotracia, cerca del puerto del Pireo, en Atenas. REUTERS/Alkis Konstantinidis

ATENAS/BRUSELAS.-El Gobierno griego confía en poder cerrar un acuerdo con sus socios europeos y el FMI sobre el nuevo programa de ayudas en el plazo de una semana, antes de que se le a caben los fondos. Tanto el jefe del Ejecutivo heleno, Alexis Tsipras, como varios de sus ministros han realizado declaraciones en las últimas horas asegurando que el acuerdo es prácticamente inminente, lo que ha animado los mercados de deuda y bursátiles europeos. Desde Bruselas, portavoces de la Comisión Europea también aseguran que las negociaciones avanzan, aunque no son tan tajantes sobre su final.

Anoche, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, aseguró que Grecia y sus socios están en la recta final "crítica" hacia un acuerdo, cuyas bases deberán ser superávit primarios bajos en 2015 y 2016 (sin incluir el coste de los intereses de la deuda), un paquete de inversiones y no reducir salarios y pensiones.

Según el líder de Syriza, que intervino ante la asamblea anual de la patronal helena,tal acuerdo debe tener una visión de "largo plazo" y servir para solucionar los problemas financieros del país, asegurar su vuelta a los mercados y dar el impulso que necesita la economía griega para generar crecimiento.



Tsipras y Merkel podrían aprovechar la reunión del viernes de la UE con los países del Este para mantener un encuentro bilateral

Algunos medios apuntan que Tsipras podría mantener un encuentro bilateral con la canciller alemana Angela Merkel este viernes, aprovechando la reunión en Riga de los países de la UE con los del Este de Europa, según fuentes del Gobierno germano. Es encuentro podría ayudar a resolver las negociaciones entre Atenas y Bruselas, aunque las fuentes alemanas insistieron en que ello deberá resolverse en las reuniones que está teniendo el Ejecutivo heleno con la Comisión, el BCE y el FMI.

Hay todavía temas espinosos

Casi al mismo tiempo, el ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, subrayó que ve la posibilidad de un acuerdo con los acreedores en el plazo de una semana, si bien reconoce que todavía se mantienen los temas espinosos en la negociación.

En una entrevista en la la cadena privada de televisión Star, Varoufakis reconoció que aún existen tres puntos claves en los que todavía hay diferencias de opinión: las pensiones, los temas laborales y asuntos de financiación. Según el ministro, los acreedores insisten en que se permitan los "despidos masivos", algo a lo que Atenas no está dispuesta.

Y esta  mañana, el ministro griego de Trabajo, Panos Skourletis, insistió en que Atenas alcanzará pronto un acuerdo con sus acreedores internacionales que podría desbloquear más préstamos para el país con problemas de liquidez. Preguntado en la televisión griega cuándo alcanzaría Atenas el acuerdo de dinero a cambio de reformas, el ministro de Trabajo dijo: "De hecho, en los próximos días".

Las pertenencias de un sintecho, en el puerto ateniense del Piero, con un cartel que dice "Griegos no pueden ser chantajeados". REUTERS/Alkis Konstantinidis

Las pertenencias de un sintecho, en el puerto ateniense del Piero, con un cartel que dice "Griegos no pueden ser chantajeados". REUTERS/Alkis Konstantinidis

El plazo máximo para alcanzar un acuerdo entre Atenas y Bruselas es el próximo 5 junio, cuando Grecia tiene que abonar otro pago al FMI de unos 1.500 millones de euros. Su último abono de unos 750 millones la semana pasada lo hizo vaciando una cuenta de reserva en el propio fondo.

Algunos medios apuntan que las arcas griegas no tendrán recursos para afrontar este pago. De momento, hay fondos para otras cosas. Ayer, Varufakis prometió que se pagarán con normalidad los sueldos y las pensiones a finales de mes, dos compromisos que calificó de "sagrados". En caso de que se planteara la situación que hubiera que optar entre el pago de un crédito o el de las pensiones, el ministro no dejó lugar a dudas de que los jubilados tendrían prioridad.

Además del nuevo pago al FMI,  Grecia afronta el abono de 6.700 millones de euros de deuda en manos del Banco Central Europeo que vencen en julio y agosto. En busca de un respiro, Varoufakis propuso que el fondo de rescate europeo pague 27.000 millones de euros de sus bonos en manos del BCE, comprometiéndose a devolver el dinero en un plazo mayor.

El diario griego To Vima informó de que la Comisión Europea preparó un posible compromiso, proponiendo que los acreedores acepten un objetivo de superávit primario más bajo a cambio de una reforma fiscal y un alza en los impuestos a las ventas. Tanto la Comisión Europea como el Ejecutivo heleno negaron conocer tal propuesta.

Aunque las negociaciones progresan lentamente, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, afirmó que las dos partes estrecharon sus diferencias y elogió a Atenas por ser más constructivo sobre las privatizaciones.