Publicado: 22.08.2015 13:10 |Actualizado: 22.08.2015 14:32

Un grupo neonazis hiere a 31 policías alemanes al tratar de bloquear el paso de autobuses con refugiados

Una manifestación xenófoba en Heidenau, al este del país,  trataba de bloquear violentamente la entrada de lo inmigrantes a un centro de acogida

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
La Policía dispersa a manifestantes neonazis contra la inmigración en Heidenau.-EFE

La Policía dispersa a manifestantes neonazis contra la inmigración en Heidenau.-EFE

BERLÍN.- Al menos 31 policías resultaron heridos, uno de ellos grave, esta madrugada en Hidenau (este de Alemania) en enfrentamientos de manifestantes neonazis, que protestaban contra un albergue de refugiados, y agentes antidisturbios.

Un portavoz de la policía alemana dio a conocer estas cifras, que elevan considerablemente las aportadas previamente por la Cruz Roja Alemana.

El enfrentamiento se produjo de madrugada, cuando miembros del partido neonazi alemán NPD presentes en la protesta trataron de impedir violentamente la entrada al centro de acogida de varios autobuses con refugiados extranjeros.

Los alrededor de 600 manifestantes arrojaron a los 136 agentes de policía "piedras, botellas y petardos" y trataron de cortar la calle con vallas para la construcción, según las fuerzas de seguridad alemanas.

Los agentes, por su parte, emplearon gas lacrimógeno y pimienta contra los manifestantes violentos.

El ministro de Justicia, Heiko Maas, aseguró a través de su perfil en la red social Twitter que "nunca se debe tolerar" que haya personas en su país "amenazadas y atacadas" y abogó por defender "con dureza" el estado de derecho.

Los incidentes violentos en torno a los centros de acogida de peticionarios de asilo se están multiplicando en las últimas semanas en Alemania conforme se dispara la cifra de refugiados que entran en el país.

En los seis primeros meses del año se produjeron unos 200 actos contra estos centros, según las cifras del Ministerio del Interior, que incluyen desde la diseminación de propaganda xenófoba a los ataques incendiarios.

Alemania revisó drásticamente al alza esta semana la cifra de refugiados que espera recibir en todo el año para situarla en las 800.000 personas, casi cuatro veces más que el año pasado.



Los alrededor de 600 manifestantes arrojaron a los 136 agentes de policía "piedras, botellas y petardos" y trataron de cortar la calle con vallas para la construcción, según las fuerzas de seguridad alemanas.

Los agentes, por su parte, emplearon gas lacrimógeno y pimienta contra los manifestantes violentos.

El ministro de Justicia, Heiko Maas, aseguró a través de su perfil en la red social Twitter que "nunca se debe tolerar" que haya personas en su país "amenazadas y atacadas" y abogó por defender "con dureza" el estado de derecho.

Los incidentes violentos en torno a los centros de acogida de peticionarios de asilo se están multiplicando en las últimas semanas en Alemania conforme se dispara la cifra de refugiados que entran en el país.

En los seis primeros meses del año se produjeron unos 200 actos contra estos centros, según las cifras del Ministerio del Interior, que incluyen desde la diseminación de propaganda xenófoba a los ataques incendiarios.

Alemania revisó drásticamente al alza esta semana la cifra de refugiados que espera recibir en todo el año para situarla en las 800.000 personas, casi cuatro veces más que el año pasado.a en las 800.000 personas, casi cuatro veces más que el año pasado.