Publicado: 17.10.2015 22:14 |Actualizado: 17.10.2015 22:14

Hungría cierra la frontera a los refugiados y los obliga a desviarse a Eslovenia, que solo acepta 2.500 al día

El Gobierno de Liubliana recurre al ejército para gestionar la crisis migratoria y anuncia que el ritmo de entradas dependerá de la velocidad con la que los migrantes dejen el país. Asegura que rechazará un tren con 1.800 refugiados que llegará el domingo desde Croacia

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
An Iraqi refugee mourns the loss of his 65-year old wife, following the arrival of the Iraqi refugee family on the Greek island of Lesbos in a dinghy after crossing a part of the Aegean Sea from the Turkish coast, October 16, 2015. According to the relati

Un refugiado irakí llora la pérdida de su mujer de 65 años tras alcanzar la costa de la isla griega de Lesbos, tas cruzar el Mar Egeo procedente de la costa turca. REUTERS/Giorgos Moutafis

ZAGREB/VIENA.- El cierre la pasada medianoche por Hungría de una nueva frontera, esta vez con Croacia, ha provocado otro desvío en la ruta que siguen los refugiados hacia la Europa rica, que desde hoy pasa por Eslovenia.

Más de 600 refugiados han sido transportados ya hoy en autobuses de Croacia al noroeste de Eslovenia, desde donde han comenzado a pasar en pequeños grupos a la cercana Austria. Los refugiados, procedentes en su mayoría de Siria, Irak y Afganistán, vienen de recorrer la llamada ruta de los Balcanes, que va desde Turquía por mar hasta Grecia y luego a través de Macedonia, Serbia y Croacia.

La Policía eslovena informó de que Austria ya ha admitido a unos 300 de estos refugiados, que tienen la opción de solicitar permiso en ese país o seguir el viaje, como desea la mayoría, hacia Alemania. El flujo de emigrantes no se detiene. El viernes llegaron 5.000 a Serbia y hoy se esperan otros 3.000, que siguen luego hacia Croacia. A este país habían entrado hasta las 13.00 GMT unas 5.000 personas.

El secretario de Estado de Interior esloveno, Bostjan Stevic, advirtió hoy de que su país no admitirá a más de 2.500 refugiados por día y ha dejado claro que el número de entradas dependerá de a qué ritmo los emigrantes siguen su ruta hacia Austria y Alemania.

Eslovenia ha anunciado que no recibirá el tren con 1.800 refugiados que llegará desde Croacia el domingo

Stevic informó de que la mañana de este sábado han entrado en Eslovenia desde Croacia 600 refugiados y que por la tarde estaba prevista la llegada de otros 1.800, con lo que ese cupo de 2.500 quedaría prácticamente completado. Por ello, Stevic, anunció que su país no recibirá mañana el tren con 1.800 refugiados cuya llegada ha sido anunciada por Zagreb.

El Gobierno de Liubliana ha anunciado que el Ejército apoyará a la Policía en la protección de la frontera. Según la información facilitada a Austria por las autoridades eslovenas, el plan era trasladar a la frontera a entre 100 y 150 personas cada dos horas, aunque no hay información oficial sobre si ese ritmo se ha mantenido.

La Cruz Roja austríaca estima que hasta la media tarde de hoy son unos 450 los refugiados que han pasado ya a Austria, y la Policía calcula que durante todo el fin de semana serán unos 4.000 los que entren desde Eslovenia.



"Toda esa gente quiere llegar a Alemania. Si no van allí a través de Hungría, la alternativa lógica es que vayan a través de Eslovenia"

La ministra de Exteriores croata, Vesna Pusic, explicó el viernes que Croacia coordinará el traslado con las autoridades eslovenas y que no cerrará sus fronteras mientras Austria y Alemania no lo hagan. "Toda esa gente quiere llegar a Alemania. Si no van allí a través de Hungría, la alternativa lógica es que vayan a través de Eslovenia", declaró la ministra croata.

En ese sentido, el primer ministro esloveno, Miro Cerar, alertó hoy de que si Austria y Alemania dejan de recibir refugiados o ralentizan su entrada con más controles fronterizos, se producirá un efecto dominó a lo largo de toda la ruta

Hace un mes, Hungría cerró con una valla la frontera con Serbia, desviando la ruta migratoria hacia Croacia, donde las autoridades redirigían a los refugiados de nuevo hacia Hungría y, desde allí, a Austria. Más de 190.000 refugiados han cruzado Croacia desde medidos de septiembre siguiendo ese procedimiento.

Eslovenia avisa a Austria y Alemania que si dejan de recibir refugiados o ralentizan su entrada, se producirá un efecto dominó a lo largo de toda la ruta

La pasada medianoche, Hungría comenzó a aplicar controles también en su frontera con Croacia, en la que ha elevado también una barrera, y no permite pasar a los refugiados, que pueden presentar sus solicitudes de asilo y esperar una respuesta de las autoridades húngaras.

Además, Budapest ha restablecido los controles fronterizos con Eslovenia, perteneciente también al espacio de libre circulación de Schengen, ante las informaciones de que ese país está trasladando a refugiados hasta esa linde.

La televisión pública M1 informó hoy de que han dejado de llegar refugiados por todos los cruces fronterizos del país, después de que anoche se dejara pasar a un último grupo de 6.000 personas por la linde con Croacia.

El jefe de la oposición eslovena, el conservador Janez Jansa, ha pedido que se cierren las fronteras, siguiendo el ejemplo de Hungría, lo mismo que ha hecho la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, contraria a la política que está aplicando el Gobierno de centroizquierda.