Público
Público

La Iglesia holandesa suma 2.000 denuncias por abusos

Una comisión independiente critica la gestión que ha hecho la entidad católica encargada de investigar la pederastia en el clero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un nuevo escándalo se sumó ayer a la larga lista de abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Ayer trascendió que las autoridades holandesas han recibido un total de 1.975 denuncias por parte de personas que aseguran que han sufrido abusos sexuales por parte de eclesiásticos del país. La cifra supera la de otros países con denuncias similares como Bélgica, Irlanda o Estados Unidos.

Así, el informe de una comisión independiente puso ayer negro sobre blanco la realidad de la Iglesia católica holandesa, que cuenta en el país con más de cuatro millones de fieles. El documento oficial, además, ataca duramente la gestión de la jerarquía en los casos de estos abusos sexuales, cometidos la mayoría en las décadas de los años cincuenta y sesenta.

En las denuncias, cometidas hace décadas, figuran dos obispos

La comisión independiente, dirigida por el ex ministro Wim Deetman, reveló ayer la existencia de esas 1.975 denuncias. Además de anunciar la cifra, la comisión criticó a la entidad de la Iglesia encargada de lidiar con los abusos, llamada Recht en Hulp (Ayuda y Justicia). Según Deetman, protestante y ex ministro de Educación, esta entidad no tiene ni los medios ni la independencia adecuada y, por lo tanto, no sirve para proteger los derechos de las víctimas. Según él, es urgente una 'mejora considerable' en su funcionamiento 'porque las víctimas lo necesitan para volver a confiar en la Iglesia holandesa y en la sociedad', añadió, tras presentar los datos.

'Queremos recuperar su confianza y hacer justicia con las víctimas', aseguró Deetman. Éste pidió también a la iglesia católica que, a la hora de hacer depuraciones, no se centre sólo en los casos que puedan condenar tan sólo a alguno de sus responsables. 'Si un caso ha prescrito o no, no debería ser un principio o guía para actuar por parte de la Conferencia Episcopal', añadió.

Los salesianos pagaron en 2003 a una víctima de abusos

En las denuncias presentadas hay acusaciones contra dos obispos holandeses, pero sólo una decena de abusos denunciados tuvo lugar en la última década, por lo que la mayoría ha prescrito. Según Deetman, la comisión que dirige ha informado ya a la fiscalía, por si pudiera emprender acciones legales contra los culpables.

El caso holandés comparte bastante similitudes con el belga, donde este año una comisión independiente recabó 500 denuncias en tan sólo unos meses. Sin embargo, la proporción no es comparable, ya que Bélgica es un país eminentemente católico, mientras que en Holanda el protestantismo está muy arraigado.

En el caso belga, los abusos del ex obispo de Brujas Roger Vangheluwe provocaron una cascada de denuncias. En Holanda, la Conferencia Episcopal trató de imitar ayer la prudencia de sus vecinos belgas una vez que estalló el escándalo. A través de un comunicado, aseguró apoyar la labor de la comisión independiente.

La entidad católica encargada de investigar los abusos dimitió

Además, tras ser hecho público su informe, la dirección de la entidad católica encargada de lidiar con los abusos, Ayuda y Justicia, dimitió en pleno y la jerarquía católica ordenó la apertura de una comisión para ofrecer asesoramiento sobre cómo compensar a las víctimas.

Sin embargo, esta actitud constructiva ha estado ausente en los últimos meses. Tras la presión de la prensa, la orden de los Salesianos holandeses admitió el mes pasado haber pagado 16.000 euros en el año 2003 a una víctima de abusos de varios sacerdotes por unos hechos ocurridos hace medio siglo.

Las cifras son singulares porque el protestantismo está muy arraigado

A pesar de las denuncias sobre este asunto, que en marzo pasado comenzaban a hacerse públicas, una de las caras visibles de la curia holandesa, el cardenal Adria-nus Simonis, respondió en televisión en alemán, en vez de en holandés. 'No sabíamos nada [de los abusos]', afirmó, en una frase que conmocionó a la sociedad holandesa por su similaridad con las excusas de los dirigentes nazis tras la Segunda Guerra Mundial. Simonis, ya retirado, comparecerá el mes que viene ante la Justicia holanedesa como testigo en un caso de abusos sexuales.

Este caso se suma a la escandalosa cifra de casi 2.000 denuncias que trascendió ayer. En un comunicado, la Conferencia Episcopal pidió perdón por los abusos. 'Pero las disculpas no son suficientes', reconocieron.