Publicado: 26.10.2015 11:19 |Actualizado: 26.10.2015 11:19

El Estado Islámico planea usar a terroristas extranjeros para sus atentados en países europeos

Son las conclusiones de los servicios de inteligencia franceses en un nuevo informe desvelado por la publicación France Info.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Policías belgas en la estación de trenes de Bruselas.- REUTERS

Policías belgas en la estación de trenes de Bruselas.- REUTERS

PARÍS. -El Estado Islámico planea utilizar en sus atentados en los países europeos a terroristas extranjeros para dificultar su identificación, dando por supuesto que los servicios secretos no ponen en común muchas de sus informaciones sobre los yihadistas que tienen identificados.

Estas son las conclusiones de un informe de los servicios de inteligencia franceses reveladas por France Info, que habla de una nueva estrategia de "ataques oblicuos".

El principio de esa estrategia "oblicua" sería, por ejemplo, enviar a yihadistas franceses para cometer atentados en Alemania o en España y en paralelo utilizar a terroristas alemanes o españoles para actuar en Francia.

Se trata así de escapar a la vigilancia de la inteligencia del país en el que se pretende atentar, partiendo de la constatación de que los países no comparten todas las informaciones sobre los individuos que tienen fichados.



Caso del tren Amsterdam-París

Esa falta de coordinación -siempre según France Info- quedó en evidencia en la acción protagonizada por el terrorista del Thalys, Ayoub El Khazzani, que el 21 de agosto intentó cometer una masacre en un tren Amsterdam-París, al que se subió en la estación de Bruselas.

El Khazzani, de nacionalidad marroquí, había vivido en España, donde estaba fichado por los servicios secretos por su perfil integrista. Luego también fue localizado en Francia, Alemania y Bélgica, pero de acuerdo con las filtraciones de la emisora francesa, hubo una mala comunicación entre los países.

Se estima que en Siria e Irak hay unos 500 franceses o residentes que se han integrado al Estado Islámico. Más de 130 han muerto en el combate. Además, hay más de 1.700 franceses vinculados a movimientos yihadistas.