Público
Público

Los islamistas buscan alianzas en Marruecos

El líder del PJD tiende la mano a todos los partidos excepto al PAM, muy cercano al monarca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los resultados definitivos de las elecciones marroquíes confirmaron la victoria de los islamistas, pero también su necesidad de buscar alianzas para gobernar. El Partido Justicia y Desarrollo (PJD) obtuvo 107 de los 395 escaños del Parlamento, lo que equivale al 27% del total, por lo que tendrá que pactar con otras formaciones políticas hasta conseguir al menos 198 asientos, que le darían la mayoría absoluta. El reparto de los asientos queda dividido en 83 escaños en las circunscripciones locales y 24 en la lista nacional, reservada para mujeres y jóvenes.

Muy por detrás se sitúa el nacionalista y conservador Partido Istiqlal (PI), con 60 escaños; la Reunión Nacional de Independientes (RNI), con 52 asientos; y el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), con 47.

«La Constitución deja pocos poderes al Gobierno», dice Justicia y Caridad

El PJD reiteró ayer su disposición a una alianza con los partidos del bloque democrático Kutla (Istiqlal, USFP, PPS) antes de las elecciones. 'No hay nada que impida una coalición con todas las partes, con la excepción de una que nos ve como una línea roja', explicaba Abdelilá Benkirán refiriéndose al Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), muy cercano al monarca Mohamed VI.

Los grandes opositores a las elecciones, el Movimiento 20 de Febrero, formado por grupos islámicos, partidos de izquierda y jóvenes contestatarios, que pidieron el boicot durante la campaña electoral, siguen con sus protestas contra el régimen y ayer se manifestaron en 60 ciudades de todo Marruecos. 'Todos los partidos políticos, no importa su ideología, está con el mazjen (régimen monárquico)', explicó Younes Belgahzi, miembro del 20-F.

El portavoz del partido islamista no legalizado Justicia y Caridad declaró a Público durante la manifestación de Rabat que 'los de PJD no tienen nada que hacer porque todo está bien atado en la Constitución, que deja pocos poderes al Gobierno'.