Publicado: 19.04.2015 13:03 |Actualizado: 20.04.2015 07:00

Israel hace trabajar a menores palestinos en los asentamientos judíos

Un informe de una ONG internacional denuncia el uso que hace Israel de niños palestinos en las colonias judías agrícolas de los territorios ocupados, donde son sometidos a jornadas laborales de hasta doce horas en condiciones peligrosas para la salud

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 12
Comentarios:
Niños palestinos tras un bombardeo de Israel. REUTERS

Niños palestinos tras un bombardeo de Israel. REUTERS

JERUSALÉN.- Un estudio de la ONG Human Rights Watch revela que los colonos judíos hacen trabajar a menores palestinos en los asentamientos agrícolas que hay en los territorios ocupados vulnerando las leyes internacionales que prohíben dar trabajo a los niños, especialmente en las penosas condiciones en que lo hacen.

Centenares de niños de hasta once años de edad se ocupan de las tareas del campo en las colonias del Valle del Jordán cultivando, recogiendo y empaquetando productos agrícolas que en gran medida se exportan luego a la Unión Europea y Estados Unidos.

Según el informe de 74 folios publicado esta semana, los niños palestinos reciben, a cambio de su trabajo, “salarios bajos y están sujetos a condiciones de empleo peligrosas que violan los estándares internacionales”, debiendo trabajar a altas temperaturas, especialmente durante los meses de verano.



Los niños deben acarrear pesados fardos y maquinaria y se exponen a pesticidas peligrosos, y “en algunos casos deben costearse el tratamiento médico derivado de accidentes laborales o a causa de enfermedad”, señala HRW, cuya sede central está en Nueva York.

“Los asentamientos de Israel se aprovechan y abusan de los derechos de los niños”, dice Sarah Leah Whitson, directora de la ONG para Oriente Medio y el Norte de África. “Niños de comunidades que se han empobrecido a causa de la discriminación que practica Israel y de las políticas en los asentamientos (judíos), no van a la escuela y aceptan trabajos peligrosos porque sienten que no tienen otra alternativa, al tiempo que Israel mira hacia otro lado”.

HRW dice que Israel “debería desmantelar los asentamientos y, mientras tanto, prohibir a los colonos que empleen a los niños de acuerdo con las obligaciones de Israel según los tratados internacionales sobre los derechos de los niños y los derechos al trabajo”.

Aunque no existen estadísticas fiables, HRW estima que los colonos emplean a centenares de niños en labores del campo y que su número se incrementa significativamente cuando llegan las temporadas altas. Los niños trabajan a temperaturas superiores a los 40 grados centígrados, e incluso mucho más elevadas en el interior de los invernaderos.

HRW estima que los colonos emplean a centenares de niños en labores del campo

Entre otras quejas, los niños denuncian dolores de espalda a causa de los pesos que deben transportar, dificultades de respiración a causa del calor, vómitos y problemas de piel debido al uso de los pesticidas. La ley israelí prohíbe explícitamente el abuso de niños en el trabajo, pero las leyes solamente se aplican con los niños israelíes y no con los palestinos.

En las temporadas altas los niños comienzan a trabajar a las 5:30 de la mañana y realizan jornadas de hasta doce horas seguidas, y sus empleadores los presionan para que no descansen durante toda la jornada. Muchos han sufrido cortes más o menos profundos con los cuchillos que se utilizan para recoger las cebollas.

A los niños palestinos se les atrae a los asentamientos por medio de un mediador palestino que trabaja para los colonos, no se les hace ningún contrato y se les paga al contado salarios de menos de 20 euros al día al margen de la ley sin que intervengan las autoridades de la ocupación, que saben perfectamente cómo funciona el negocio.

“El estudio de HRW revela perfectamente cómo funciona el sistema de la colonización. Primero se construye una colonia, después se deja sin trabajo a los palestinos, y después se les ofrece la oportunidad de trabajar en condiciones draconianas, en condiciones que son de esclavitud. Nos encontramos ante un sistema de apartheid en el que se aplican dos legislaciones en el mismo territorio dependiendo del origen de las personas”, comenta un funcionario palestino.

"Se les ofrece trabajar en condiciones que son de esclavitud"

Tampoco intervienen las autoridades de la Unión Europea ni de Estados Unidos, que también están al tanto de lo que ocurre en los territorios ocupados. Se da la circunstancia de que esos productos se venden en Europa y en Estados Unidos. En el caso de Estados Unidos tienen incluso un tratamiento preferente debido a un acuerdo bilateral con Israel.

De hecho, Washington publica cada año una lista negra con más de 350 productos que se fabrican en el extranjero usando a menores, pero tal lista no incluye ningún producto de los territorios palestinos ocupados por Israel.

Una de las áreas de mayor actividad agrícola de la zona es el fértil Valle del Jordán, que prácticamente está ocupado en su totalidad por Israel, y donde viven unos 4.500 colonos y unos 60.000 palestinos. Según un reciente informe del Banco Mundial, la ocupación del Valle del Jordán cuesta a los palestinos 700 millones de euros anuales, ya que no pueden cultivar esas tierras que han sido expropiadas por Israel y puestas al servicio de los colonos judíos.

Se da la circunstancia de que el ejército ha cedido a los colonos las tierras cultivables de manera ilegal, según las convenciones internacionales, especialmente según la IV Convención de Ginebra. En algunos casos, los colonos subarriendan la tierra cultivable a los palestinos a quienes pertenecían esas tierras antes de la ocupación israelí y de la expropiación forzosa que sufrieron “por motivos de seguridad”.

Otra circunstancia que se da en el Valle del Jordán es que el 86 por ciento de la tierra cultivable está en manos de los colonos que reciben una enorme cantidad de agua que se extrae de los acuíferos subterráneos y del río Jordán, y que es claramente desproporcionada en comparación con la cantidad de agua mucho menor que reciben los palestinos, tanto los campesinos como el resto de civiles.